El verdadero triunfo Tricolor

La frase “lo que menos vale es el marcador” tomó un sentido para el Tri...

Ayer como pocas veces, la frase “lo que menos vale es el marcador” tomó un sentido auténtico para El Tri. Jugando incluso por debajo de los amistosos post Mundial, el cuadro azteca ganó un partido intrascendente en todos los renglones estadísticos, aunque con el evidente morbo de presentar en sociedad al ‘Chepo’ de la Torre. El 2-0 ante Bosnia trajo tranquilidad por el resultado, y arrojó un renovado aire hacia el equipo de todos. Pero la realidad va más allá de eso: anoche regresó la credibilidad a México. El hambre en los jugadores volvió. El sueño por vestir la playera verde se reflejó.

El actual proceso del Tri retomó el sello de querer jugar por el país, y dejar lado los intereses que recientemente afectaron al equipo.Hagamos un poco de memoria. Apenas en septiembre, la Selección Nacional vivió una de las peores crisis de su historia, partida hasta la médula, con escándalos dentro y fuera del vestidor, y con elementos poniendo condiciones con la mano en la cintura. Si hoy tenemos que hablar de una renovación en la estructura es por la serie de errores acumulados hasta el 2010, y aquella inolvidable carta leída en Ciudad Juárez que marcó uno de los mayores desprecios para la casaca azteca. Anoche, todo eso quedó en el pasado. En su lugar, la anarquía dio paso a un equipo que jugó con hambre y deseos, y que más allá de su cuestionable nivel, dejó una actitud acorde a representar a un país. Todos los que entraron al campo proyectaron la convicción de querer estar en el Domo de Atlanta y no en cualquier otro rincón de mundo. De ahí en fuera, el nivel deportivo arranca como los procesos de los últimos 12 años: un equipo partido, sin sentido colectivo, que corrió con suerte de que los bosnios no salieran finos. Por momentos dio la impresión de que todos querían apantallar al entrenador haciendo la grande, y olvidando que la asociación en el campo ha escrito los mejores éxitos en este deporte. Excepcional lo de Pacheco, quien contrario a otros jugadores que empequeñecen con la verde tomó tintes de auténtica calidad Selección. Si nos vamos a la actuación, sin duda existen más puntos para cuestionar que para elogiar. Pero recordando que el primer gran reto del ‘Chepo’ es devolverle la credibilidad al equipo y recobrar el orgullo la camiseta, creo que ayer se dio un paso en esa ruta. Para mi gusto, ése fue el auténtico triunfo ante Bosnia. TIERRA DE NADIE La violencia en el TSM ha dejado de ser una lamentable excepción para convertirse en una peligrosa costumbre. El sábado tocó el turno a algunos aficionados de Tigres de ser agredidos, y remarcando que no fue a manos de la porra del Santos, sino de la policía de Torreón. Las autoridades de La Comarca han mostrado una total incompetencia para generar un operativo eficiente, y lejos de fomentar la prevención, son los primeros en detonar el desorden, o en su defecto, en agudizar los incidentes. Qué lástima que la ineptitud confronte a dos comunidades parecidas en todos los sentidos. Lo que podría ser una rivalidad para disfrutar y un marco inmejorable para el futbol se está convirtiendo en un foco rojo cada vez que chocan regios y laguneros. Y si la Federación se sigue haciendo de la vista gorda, pronto podría existir un incidente para lamentar todavía más. Twitter: @oscaradrian_vzz

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas