Los que sí disfrutan

Pareciera que a últimas fechas en lugar de pasarla bien, todos sufrimos con el futbol en nuestro pais. Es una especie de martirio.

Pareciera que a últimas fechas en lugar de pasarla bien, todos sufrimos con el futbol en nuestro pais. Es una especie de martirio. Adoptamos poses que no necesariamente reflejan lo que pensamos o sentimos. Cuando escucho a alguien sentenciar: "ese no sabe de futbol" me rasco la cabeza y recuerdo lo que en alguna ocasión el personaje de moda de nuestro balompié destacó en una colaboración periodística a un medio impreso en el que yo también trabajaba (Javier Aguirre en la Revista Contraataque), y en la que aseguraba que todo aquel que toca un balón, ve un partido, o siente algo especial en un juego, sabe de futbol. Es una pasión que por definición perturba al ánimo. Lo que cada quien conoce o siente sobre un juego en donde once contra once disputan una pelota, es tan subjetivo como digno de respeto. Cualquier afición está relacionada con el amor a un deporte y con la necesidad imperiosa de liberación. Ganar, perder o empatar, para después poderlo gritar. La sensación de cualquier fanático en un estadio resulta indescriptible al analisis de un partido. Ningún especialista podría destacar qué o cuánto disfrutó o sufrió una persona al ver ganar o perder a su equipo. Ni la táctica ni la estrategia están directamente relacionadas con la medición de gozo de un amante futblero. Y no sólo pasa en el balompié. Sucede en cualquier disciplina. Les platico que apenas regrese del juego de apertura de la nueva temporada beisbolera para los Medias Blancas de Chicago. Es como volver a nacer, como jalar aire después de haber llorado amargamente. A pesar del frío intenso y en plena depresión comunal por la que atraviesan los estadounidenses (en la peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial) los seguidores de los White Sox han vuelto a sonreír. En nuestro país ocurre algo similar con el futbol, y yo espero que nunca se termine esta química. Esta energía especial. Esta magia que tanto bien le hace a nuestra sociedad. Porque sin caer en lugares comunes o frases trilladas: es una realidad que sólo el deporte provoca esta paz, la mezcla de sentimientos que probablemente nadie podrá explicar jamás con palabras, y que significa por momentos la única medicina que alivia al menos en la mente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas