La cancha manda

Lo mejor de un plan es cumplirlo conociendo hasta donde alcanzan los recursos.

Lo mejor de un plan es cumplirlo conociendo hasta donde alcanzan los recursos. Particularmente pienso que sólo el trabajo serio, disciplinado y sacrificado puede ayudar a festejar un éxito, pero siempre respetando lo pactado y entendiendo nuestra realidad. Cuando los temas de actualidad de la Selección Mexicana son el triunfo en la Copa Oro y la frustración de algunos por no ver al equipo grande en la Copa América, salta ahora otro tema extradeportivo que apena y entristece. A México le toca la CONCACAF y hoy la selección que ahí participó parece haber conseguido la reconciliación con su entorno. La Copa América sigue siendo sólo una oportunidad de competir y aprender pero no una prioridad. Ningún jugador puede participar con su club de Agosto a Mayo, para después afrontar una competencia todo Junio y volar a Sudamérica en Julio para después reportarse a la pretemporada de regreso con su club de origen. Humanamente es imposible. Ahí aunque no hubiera existido el requisito quisquilloso y antipático de la CONCACAF para utilizar solo a una Sub-22 poco hubiera cambiado (que dicho sea de paso es el mismo que le toca cumplir a Costa Rica que fracasó en la Copa Oro). México en la Copa Oro demostró que en la cancha fue el que mandó, no tuvo rival ni siquiera cuando Estados Unidos sorprendió con las anotaciones de inicio, pero sigue dejando mucho que desear en lo demás renglones. Apenas la semana pasada destacaba la indisciplina de los Ticos en el mismo certamen y las palabras de Ricardo La Volpe llamando irresponsable a un futbolista que no se sabe comportar, y ahora el equipo Sub-22 de México sin haber debutado en la Copa América demuestra no estará la altura de un evento de esta naturaleza. No se puede servir a dos amos, así como no se puede pensar en la CONCACAF y la CONMEBOL al mismo tiempo, no se puede  servir a dos amos pensando en el éxito económico antes que en el renglón deportivo, y no se puede servir a dos amos pensando en lo que se puede hacer dentro de la cancha y en todo lo que pasa afuera de ella. La suspensión por indisciplina a los seleccionados Ssub-22 me deja en claro que en nuestro país sólo tenemos una Selección, los jugadores elegibles no superan un plantel de 20 ó 25 futbolistas. Desafortunadamente sigue faltando educación, esa que enfoca los esfuerzos para conseguir un logro y que algún día nos hará tener mejores representantes después de aprender a competir, aprender a ganar y aprender a perder. México debiera preocuparse sólo por atender los compromisos que le corresponden (y que en este caso ya terminaron con la Copa Oro) y enfocarse en no borrar con escándalos el buen nombre que pueda conseguir con los contados éxitos dentro del terreno de juego.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas