¿Es sólo hasta el 2014?

A mí también me gustan los procesos a largo plazo, con tiempo y herramientas reales para trabajar, y creo firmemente que hoy nuestro balompié cuenta con las piezas necesarias para dar otro paso.

A mí también me gustan los procesos a largo plazo, con tiempo y herramientas reales para trabajar, y creo firmemente que hoy nuestro balompié cuenta con las piezas necesarias para dar otro paso al frente.

Aunque los análisis y las cuentas se hacen hasta el final (en el caso de la Selección Mayor el examen final será dentro de dos años en la Copa del Mundo), desde ahorita coincido con lo que piensa el astro Hristo Stoichkov que esperaría ver al actual Cuerpo Técnico quedarse muchos años más al frente de nuestras selecciones.

Uruguay regresó a las Semifinales del Mundial pasado y se coronó Campeón del Continente Americano de la mano de un entrenador (con gran capacidad y toda la credibilidad) que lleva seis años al frente y limando la conocida garra charrúa.

Estados Unidos dio el salto de calidad gracias a la nueva generación de jugadores y a los 8 años de Bruce Arena con el equipo de las barras y las estrellas. En ese tiempo, Estados Unidos pasó del decimonoveno al cuarto lugar en la clasificación mundial, alcanzó los Cuartos de Final en Corea y Japón 2002 (sobra recordar a qué equipo dejó fuera en los octavos), y ganó 2 Copas Oro (superándonos de igual forma a los mexicanos).

En nuestra Selección Nacional los ejemplos son más que claros. Don Nacho Trelles con experiencia junto a Antonio López Herranz en  Suecia ’58 y junto al “Conejo” Scopelli en Chile ’62 (al frente de un equipo que destacan los de antaño como el mejor) dirigió con sapiencia a nuestro representativo también en Inglaterra ’66 para ser el único entrenador con tres experiencias en el banquillo Tricolor en Copas del Mundo. De ahí en adelante sólo los tres años y medio de Bora Milutinovic previo al ’86 y los 4 años consecutivos de Ricardo Lavolpe para Alemania 2006 destacan como los procesos más elaborados.

Hoy, México busca trascender en el ámbito internacional y aunque ya cuenta con una Medalla Olímpica de Oro, un tercer lugar Mundial Sub-20, dos títulos mundiales Sub-17, un bicampeonato consecutivo en Copa Oro con la Selección Mayor y se está afrontando la Eliminatoria con seriedad y números redondos, las grandes pruebas vendrán para el año entrante con las Copas Confederaciones y América, para después presentar el examen final en Brasil 2014.

Como vienen jugando los equipos representativos de nuestro futbol pareciera un momento ideal para llegar con las garras y el colmillo afilados para la siguiente justa mundialista. Hoy, México presume una generación de jugadores consolidados con 11 titulares del mejor nivel y por lo menos otros 11 que pelean con argumentos para estar en la cancha también. ¿Pero y después qué? ¿Sea cuál sea el resultado cambiará en algo lo construido, se mantendrán las bases o se volverá a la malsana práctica de la tijera que corta cualquier raíz para a empezar a sembrar en tierra seca?

Podría parecer temprano pero a lo mejor Stoichkov no está equivocado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas