Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
oguzman

El mejor salón de la fama

Martes 6 de Noviembre del 2012



Se acerca el momento para investir a la segunda generación de personalidades inmortales en el Salón de la Fama del futbol. El trabajo realizado por Toño Moreno y la Directiva del Pachuca como principales motores de este esfuerzo internacional, ha sido por demás plausible y brillante, pero me quedo pensando en algunas ideas que podrían hacer más relevante este gran esfuerzo, muy a la "mexicana".

Es un gran orgullo que esta idea haya surgido en nuestro país y con mexicanos enfocados en este destacado proyecto para el deporte más universal, pero ¿qué les parecería darle un toque más nuestro?

Y no hablo solamente de hacerlo más colorido ni más musical (ojo, para Jorge Vergara que piensa que la música nos distrae). No solamente aumentaría la fiesta con un sabroso huapango o un elegante y armonioso mariachi, sino pensar en aportar nuestra marca registrada a nivel mundial.

Yo respeto mucho a cualquier cultura y cualquier pueblo, tengo grandes amigos de diversas nacionalidades, pero me enorgullezco enormemente en reconocer (a diferencia de uno que otro despistado) que lo que nos hace tan alegres a nosotros los mexicanos es el trabajo constante. Nos gusta trabajar. Suplicamos trabajar. Nos enferma no hacerlo.

Hace unos días platiqué telefónicamente con la máxima personalidad de nuestro balompié desde la banca, el hombre que instituyó e interpretó la figura de Director Técnico en nuestra liga. Don Nacho Trelles, un hombre tan sano física como mentalmente y que ya raya los 100 años de edad. Don Nacho sigue muy vivo y muy entero, en parte (creo) a que sigue activo y haciendo diferencia.

La Directiva del Cruz Azul continúa con el grandísimo acierto de mantenerlo entre su baraja laboral. Don Nacho, se planta todos los martes y los jueves en La Noria para seguir siendo el “mandamás” de las visorias en el equipo cementero (que tanto quiere). Trelles observa jugadores, niños y jóvenes y orienta a los entrenadores, nóveles instructores que se acercan al gran maestro para aprender –que gran fortuna- del que más sabe de esto. Un sincero aplauso al Cruz Azul. Y entonces pienso ¿No podría haber más casos de estos?

Me emociona escuchar a figuras en activo que ya tienen en claro lo que harán al día siguiente de colgar los botines. Estoy convencido en que Cuauhtémoc Blanco cuenta con argumentos necesarios para convertirse en el Director Técnico que tanto sueña porque inteligencia y liderazgo tiene de sobra.

Me encanta escuchar a Pável Pardo asegurar que ya sabe cuándo se retirará (aunque todavía “corra un carro”) y que sondee la posibilidad para iniciar inmediatamente después su carrera como directivo en la MLS, ya que le gusta el proyecto que ha visto y vivido en el Chicago Fire.

Es cierto, normalmente los mexicanos no estamos preparados para el retiro, no lo concebimos, a diferencia de otras culturas que trabajan anhelando dejar de hacerlo. Bueno o malo, a nosotros nos enferma no trabajar (aunque hayamos merecido de sobra el descanso después de muchos años de “sobarnos el lomo”), así somos. Y entonces me surgen preguntas que podrían quizá aportar en este de por sí loable esfuerzo:

¿Se imaginan un Salón de la Fama que promueva sacarle jugo a los investidos? ¿Un generador de empleos para los que quizá muchos ven sólo como figuras en retiro? ¿Se imaginan a Cabinho dando cátedra de remates, a Raúl Cárdenas asesorando entrenadores o a Manuel Negrete dando clínicas a más y más jóvenes para mejorar el golpeo de balón? ¿Impulsarlo con las mismas federaciones (empezando lógicamente por la nuestra) y aprovechando que a la FIFA esto tanto le gustó? Creo humildemente que eso sería un aporte muy mexicano.



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios