Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
oguzman

Futbol 'Fast food'

Martes 20 de Noviembre del 2012



Se acerca la fecha para conocer al nuevo Campeón del futbol mexicano y habrá que ver de qué tanto le sirve el galardón en un sistema como este, de los “torneos chiquitos”.

El hecho de ver a los 4 primeros equipos de la Tabla General en las Semifinales habla de una aparente justicia, aunque -por lo menos a mí- me despierta la misma duda de siempre: ¿Hasta cuándo tendremos a un Campeón implacable y más verdadero?

Estos torneos en México de tan sólo 4 meses de jornadas regulares siguen dejando -creo- más perjuicios que beneficios.

¿De qué sirve salir Campeón?

Escucho críticas -muchas de ellas justificadas- por la inoperancia y sequía del Cruz Azul que ya cumplió 15 años (30 “torneitos chiquitos”) sin ser Campeón y oigo voces -muy necias- que ponen en duda la grandeza de esta Institución.

Es cierto que este equipo ha hecho muy mal al no campeonar con tantas oportunidades, aunque la grandeza -para gusto o molestia de algunos- por ahora nadie se la quita al equipo celeste.

Me gustaría recordar que un equipo grande (y sobre todo en nuestro país) no es el que sale Campeón cada “torneíto” (cada 6 meses). Tiene que ver con diferentes factores que Cruz Azul sí tiene: Títulos, figuras, historia, afición y atención masiva. Viendo esto creo que nadie puede negar sus logros (aunque ya lejanos), los millones de aficionados y la atracción generalizada que provoca.

Claro que un título de liga en los últimos 32 años después de la legendaria década de los años setenta, es pobre, patético y alarmante pero no determinante (en el beisbol de las Grandes Ligas uno de los equipos más importantes, grandes y queridos, es el de los Cubs y no ganan una Serie Mundial hace 104 años). Yo no creo que todo haya estado absolutamente mal para los de la Noria después de esa Final ganada ante el León en 1997.

Han surgido jugadores con talento de su cantera y algunos brillando incluso como piezas clave de nuestra Selección (Oscar Pérez o Juan Francisco Palencia, por ejemplo). Para nadie es un secreto que el máximo goleador nacional de la historia en nuestra liga anotó la máxima cantidad de goles en este conjunto azul (Carlos Hermosillo). Con el respeto que me merecen América, Chivas y otros involucrados, ningún otro equipo mexicano ha provocado fenómeno o euforia similar a la del Cruz Azul en la Copa Libertadores (en el 2001). Incluso, yo me atrevería a colocar la final entre Cruz Azul y Toluca de hace 4 años (2008, que ganaron los Diablos Rojos en penales) como una de las 3 más atractivas y emocionantes de las últimas 3 décadas a nivel local.

Es probable que alguien me refiera la trillada (aunque cierta) frase que dice que todo lo que no sean títulos no sirve para los equipos grandes, pero discúlpenme, un título hoy por hoy en un sistema de competencia como el nuestro tampoco quiere decir tanto.

Creo que salir Campeón en nuestra liga ha perdido categoría, y si no, que alguien me explique cómo apenas 6 meses después de coronarse con los Guerreros y brillando supuestamente como el mejor entrenador local, hoy a Benjamín Galindo lo corren y sustituyen por un ilustre desconocido portugués en el Santos (parece más bien otro caso de “espejitos”, complejos y malinchismo, aunque ese es otro tema).

Hoy, no se recuerda con tanta facilidad al ganador de hace cuatro o cinco años. Permanece poco en la memoria y eso podría ser debido al poco mérito, valor y durabilidad con el que es visto.

Sin contar al Toluca (que gracias al regreso del Ojitos Meza que nos trae un aroma conocido a festejo) yo preguntaría: ¿Quién de ustedes podría asegurar que los integrantes de este León seguirán provocando alegrías por los próximos 5 años si se coronan en este Diciembre? ¿Alguien pondría las manos al fuego para asegurar que Miguel Herrera permanecerá 3 temporadas más construyendo al “nuevo América” si por fin consigue un Campeonato? ¿Quién apostaría por ver a los Xolos igual de potentes en los próximos certámenes si el Turco los guía a la gloria?

No es fácil imponerse objetivos grandes y trabajar para cumplirlos. Hoy parece más sencillo escudarse en los resultados inmediatos (si ganan se vanaglorian y si pierden se justifican, y todo dura 15 minutos).
El que arriesga y trabaja mediano recibe un premio mediano. Parece que el miedo a caerse en un torneo largo, a no aguantar presiones y críticas, seguirá orillando a los equipos de nuestro futbol a continuar sumidos en los “torneos chiquitos” y sacar “campeoncitos”.

A nivel de Selecciones se están haciendo ejercicios que fortalecen sustancialmente, pero a nivel de clubes veo una triste anemia. Un futbol “fast food” con todo y sus “beneficios alimenticios”.



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios