Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
oguzman

Una copita sí ayuda

Martes 16 de Abril del 2013



Suena a prescripción pero es un hecho consumado. Los cementeros sintieron gran alivio esta semana.

Para empezar debo aceptar que yo no creía en los beneficios que esta Copa MX pudiera traer a nuestro futbol mexicano -hace un año cuando se anunció su regreso con la nueva versión de torneos cortos-. Me parecía un exceso. Un torneo innecesario. Hoy, los resultados demuestran que no todo ha sido malo.

Claro que presenta deficiencias. En el formato, en las formas y en la calendarización. Pero nadie podrá negar el ánimo que ya  provocó a ciertos equipos y sus aficionados. La Copa MX ha gozado de buen ambiente y aunque el nivel futbolístico no haya sido alto, contribuyó para levantar de la cama a uno que otro enfermito involucrado.

La primera edición fue ignorada por los de Primera, y entonces, los del Circuito de Ascenso aprovecharon sus 5 minutos de atención. Muchos se sorprendieron al reencontrar futbolistas que pasaban por extraviados. El Circuito de Ascenso es bravo, intenso y difícil de ser librado. El nivel de exigencia es tan fuerte que de los últimos dos ascendidos encontramos equipos que han llenado de colorido a nuestro Campeonato: León y Tijuana.

La primera Copa MX fue de los de “abajo” y muchos sonreímos al ver brillar personajes aclamados (Cuauhtémoc Blanco o  “Chelis” Sánchez Solá -con todo y su cuera Tamaulimpeca-). Pero sobre todo, la alegría de los aficionados. Fieles seguidores que verdaderamente se emocionaron al ver a sus equipos disputando algo con los “arriba”.

La segunda ya fue de los mayores. Ahí, los grandes que no han ganado últimamente le pusieron más atención. El América (aunque fracasó en el intento) movió a su gente y desde el arranque pregonó querer llevársela. Y a equipos que no mostraban aspiraciones les ayudó para mejorar. El Atlante se desinfló en el torneo local y entonces se agarró de la Copa para salvarse. Los Potros se instalaron en la Final y aunque no la ganaron se demostraron a ellos mismos poder con el crucigrama.

Tras disputar la Final -la semana pasada-, el Atlante supo de inmediato que salvaría la categoría porque (sin jugar un gran nivel) había recobrado la brújula perdida. Fue a ganarle a las Chivas y con eso amarró su permanencia en la Primera División. Todo gracias a los rezagos de esta Copa.

Y lo del Cruz Azul sigue retumbando por todos lados. Sobra recordar el trauma con el que vivían sus aficionados. Siete finales perdidas ya era demasiado, y en los penales demostraron tener el temple necesario como para al fin festejar. El Cruz Azul es Campeón (de Copa) y eso le sirvió para presumirlo inmediatamente en el Clausura. La Máquina no es cinco veces mejor que los Xolos, pero les urgía saltar a la cancha a demostrar su gran ambiente. Hoy los cruzazulinos están orgullosos y confiados de poder con algo más. Y todo por una copa.

Yo insisto, el nivel en general fue mediano (incluyendo en la Final por el título). Esta Copa MX no será marcada por los grandes partidos y momentos inolvidables. Seguro que de nada ayudará a elevar el nivel o la exigencia de nuestro balompié. Aun así, no tengo dudas en que cumplió con un valioso cometido: Levantar el ánimo en el futbol, siempre será bienvenido.

¿Quién podrá negar el gusto al ver escudos de grandes recuerdos como los de Correcaminos, Toros Neza o Veracruz? ¿Quién podrá restarle importancia al título bien ganado de un ídolo como Cuauhtémoc Blanco? ¿Quién dice que los americanistas no se ilusionaron? ¿Quién cree que los fieles atlantistas no celebraron la llegada de su equipo a una Final y más aún por el envión que los mantuvo en la Primera División? ¿Quién de los millones de cruzazulinos se cambiaría hoy por cualquier otro, recargados de orgullo por su azul celeste?

El nivel no subió pero sí mejoró el ambiente.

Ahora, será tarea de cada equipo entender que esta Copa no sirve de nada más. No soluciona ninguno de los problemas reales. Los 15 años sin un título relevante sigue en el aire para los cementeros. El problema porcentual de los azulgrana es tan real como preocupante el torneo que viene. Y los de Coapa saben que si no se coronan en el Clausura de nada servirá todo este proyecto que seguiría sin dar resultados.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios