América para los americanos

Veinte años después, regresa la máxima fiesta futbolera al Continente que la vio nacer.

Veinte años después, regresa la máxima fiesta futbolera al Continente que la vio nacer. Hay muchos ingredientes para hacer un platillo tras el hambre por tan larga espera. Desde 1994 no tenemos un Mundial en América, el único continente representado por dos diferentes Confederaciones y mismo que durante años ha destacado como productor de jugadores élite en el escaparate internacional. El mejor futbol a nivel de clubes está en Europa pero con muchos jugadores de este lado del planeta. Ver a estrellas sudamericanas brillar en ligas de países como Italia, España, Inglaterra, Alemania, Francia, Holanda, Bélgica, Grecia y Turquía no es noticia. Y aunque el mundo esté maravillado con lo que ha hecho la selección española en el último lustro –ganando casi todo y jugando por encima de casi todos- para nadie es un secreto que la máxima potencia histórica de este deporte se llama Brasil. Pelé, Garrincha, Rivelino, Jairzinho, Zico, Sócrates, Romario, Ronaldo, Roberto Carlos y Ronaldinho son sólo una muestra de ese nivel que ha encantado en lo individual (además de los 5 Campeonatos en ediciones mundialistas a nivel colectivo). Pero no son los únicos. Maradona, Valdano, Kempes, Pasarella y Messi nacieron y se hicieron también en el Cono Sur colaborando para que Argentina presuma de 4 finales disputadas (’30, ’78, ’86, ’90) y 2 Campeonatos ganados en el más alto nivel (el caso de Di Stéfano lo dejo aparte por el entorno y la época en la que jugó para 3 diferentes selecciones prefiriendo los colores de España). Claro que además de Brasil y Argentina destaca Uruguay con los dos títulos obtenidos en 1930 y 1950 y un cúmulo de grandes recuerdos por la historia escrita gracias a otros muchos representantes del nuevo Continente: Chumpitaz, Barbadillo, Valderrama, Asprilla, Francescoli, Hugo Sánchez, “Mágico” González, Zamorano, Salas, Rafa Márquez, David Suazo, Luis Suárez, Diego Forlán y Radamel Falcao por citar sólo algunos de los que han dejado una sonrisa grabada en los cientos de millones de aficionados que hemos podido verlos sobre el terreno de juego.       América esperó demasiado para tener de vuelta otro Mundial y aunque hoy el nivel de selecciones como España, Alemania, Italia, Inglaterra y Holanda destaquen tanto, nos hace recordar que los juegos cruciales se pueden definir por una genialidad individual, y creo que podría ser ya tiempo para volver a ver festejar a estas grandes potencias (Brasil, Argentina o Uruguay) o por qué no, esperar ese chispazo milagroso que tanta gente espera desde hace mucho por equipos que llevan años creciendo y tocando la puerta (Colombia, Ecuador, México o Estados Unidos), total ya en la Copa del Mundo cualquier cosa puede pasar y siempre hay espacio para los llamados “Caballos Negros”. Después de ver el ensayo que resultó esta Copa Confederaciones no veo honestamente a un solo equipo asiático que pueda apuntarse entre los grandes y los africanos siguen quedando a deber después casi 3 décadas de esperar algo por sus condiciones físicas y mejorada técnica individual –siguen sin dar el salto de calidad-, aunque las coincidencias climáticas de territorio amazónico pudieran ayudar. Brasil es la potencia y jugar en casa es una enorme diferencia. El gran vecino es Argentina que tiene la espina clavada (tras años de no celebrar) y contando con el mejor futbolista de la actualidad -Lionel Messi- ¿Será que los americanos podrán mantener ese dominio abrumador sobre los demás cuando de una Copa Mundial se trata, organizada de este lado del planeta? @guzmanjuegue

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas