DT free lance

Los únicos contratos que pueden aguantar a los entrenadores son los buenos resultados -y en el futbol mexicano, a veces ni eso-.

Los únicos contratos que pueden aguantar a los entrenadores son los buenos resultados -y en el futbol mexicano, a veces ni eso-.

Me da gusto que no hubo “mano negra” y Miguel Herrera continuará al frente del Tri para la Copa del Mundo en Brasil. Era lógico (dentro de toda la ilógica que ha ocurrido en este proceso). Se ganó su lugar ante la prueba crucial (yo no puedo minimizar a Nueva Zelanda ya que fue el rival que tocó en el momento más apremiante) y demostró no temblarle la mano ni nublársele la mente. El “Piojo” hizo lo que tenía que hacer y a mí me gusta pensar en lo que puede trabajar ahora de aquí a ese mes de Julio. Claro que hay cosas que no me gustan, nunca me han gustado y nunca me gustarán. El hecho de verlo preparar la Semifinal ante el Toluca como técnico Águila en lugar de viajar a Brasil para el sorteo y estar de cuerpo y mente pensando, respirando y planeando al equipo que nos representará en la próxima Copa del Mundo es de lo más irrespetuoso y retrograda. (Hace 11 años todos le tiramos –incluyéndome- a Ricardo Antonio La Volpe cuando se “dejaba querer” con las insinuaciones de Rafael Lebrija para que dirigiera al Toluca en la Liguilla de ese Apertura 2002 a pesar de haber sido nombrado técnico del Tri, después ya todos sabemos el resultado, los Diablos salieron Campeones con Pepe Cardozo en la cancha y Alberto Jorge en la banca). Más allá de eso, me emociona pensar en lo que hará Miguel en los próximos seis meses de trabajo.  Ha demostrado ser un entrenador capaz, osado y atractivo para el deporte más emotivo. Ojalá que lo pueda plasmar en esta Selección Nacional ya en plena competencia, pero por favor, no empecemos a hablar ahorita de un contrato hasta el 2018. En nuestro futbol eso no ocurre (para mal). En las primeras de cambio casi siempre echan a los entrenadores. Para muestra, los 2 últimos procesos. Y no sólo en la Selección, todo empieza con la danza de técnicos cada seis meses en el torneo local. Bueno, hasta los que andan bien se han ido. ¿Se acuerdan a nivel de clubes, del potentísimo América de Leo Beenhakker en la 94-95? Jugaba por nota, goleaba a los contrarios y enamoraba a las tribunas pero lo despidieron por un “caso sin resolver”, un misterio de los de la Cúpula. Un berrinche de los jefes máximos. Y a nivel de Selección Mayor, cuando César Luis Menotti aprovechó en México su segundo aire como entrenador y armó a ese Tricolor desparpajado del 92, aunque una vez más otro caso de “La Telaraña” lo dejó a él sin chamba y al equipo mexicano sin entrenador (sin contar con el impecable relevo del  Doctor Mejía Barón que culminó con una de las mejores Selecciones Mexicanas en la Copa América del 93 y el Mundial del 94). Y todo por los dueños del balón. Y ni qué decir de Bora Milutinovic cuando calificó al mundial del 98 pero nunca dirigió al Tri en Francia porque antes le movieron el tapete y lo dejaron “bailando en la loma” (claro que la capacidad y las buenas relaciones del serbio lo llevaron a Nigeria para competir –no de muy buena forma- con las Águilas Verdes en esa misma edición mundialista). ¿Cómo se puede hablar de continuidad en el futbol mexicano cuando la mayoría de los contratos son “patito”? Tantos movimientos desde la banca hacen que los entrenadores muchas veces ni siquiera exijan lo que les corresponde: Dobles contratos (por aquello de “Justino Morales”, “Dolores” y “Lolita”), pánico a los jefes por el famoso Pacto de Caballeros y los “quemones” que pocos quieren afrontar, total que los contratos terminan siendo pura vacilada. Yo espero que por fin, un círculo virtuoso le dé vuelta a todos esos vicios que tan débil han puesto a nuestro deporte y después de la nueva experiencia mundialista se fortalezcan los valores, se aprenda de los errores y se estructure de una vez por todas con seriedad, profesionalismo y respeto el cascarón del nuevo huevo que sirva de esperanza para el futbol del mañana. Hay que sentirnos por un momento “primermundistas” para responder a los compromisos de tiempo completo y dejar las conveniencias que parecen motivar solo a ratitos.

@guzmanjuegue

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas