Una raya más al tigre

Seis jornadas son suficientes para que en nuestra Liga todos se muevan (y ya no salgan en la foto).

Seis jornadas son suficientes para que en nuestra Liga todos se muevan (y ya no salgan en la foto). Carlos Bustos, Rubén Israel, Juan Antonio Luna. ¿Quién salió justa o injustamente, quién lo hizo peor, o quién ni siquiera tendría que haber llegado a ocupar ese puesto? Esa falta de capacidad y seriedad de las directivas cobra facturas. ¿A ver a quién le toca mañana?

No me canso de recordar como en los peores momentos de la primera temporada completa como Director Técnico de Javier Aguirre (después de sus pininos en el Atlante), la directiva del Pachuca aguantó malos resultados, tensión y críticas para después demostrar a todos que podía cobrar su premio (el primer título en la historia, para muchos casi impensable en ese Invierno 99). Incluso, cuando la misma directiva aguantó de manera similar a Enrique Meza y terminó por festejar el título internacional en la Copa Sudamericana y después el del Clausura 2007 del torneo local. Y conste que no es lo mismo aguantar a ver qué pasa, que morirse con la suya cuando se defiende un proyecto propio, pensado y trabajado. Total, en México todo se olvida en 15 minutos. El peor equipo de un año puede ser el mejor al siguiente y viceversa (tal como le sucedió al América con la llegada del “Piojo” con un plan de trabajo, decisiones y planteamientos que pesaron más que buenas corazonadas).

Claro, la incapacidad espera siempre que con “buena suerte” lleguen rápido los resultados, aunque lo que en realidad provoca son los pretextos inmediatos. Hoy los entrenadores en la Liga MX van desde las apuestas interesantes como las de Cardozo con sus Diablos o Caixinha con sus Santos. Los regresos acertados como el del “Flaco” con La Máquina. Los suertudos salva pellejos como José Luis Trejo. Hasta los que -les vaya como les vaya- siempre aparecerán torneo tras torneo “no le hace” con qué equipo o cuál camiseta, como Rubén Omar Romano o Sergio Bueno. Y bueno, el caso del “Tuca” que siempre es punto y aparte. El problema –insisto- es la falta de capacidad, de experiencia y de carácter con los que los de pantalón largo ni atinan a contratar ni se atreven a defender lo que se supone ellos mismos deciden. Total, en México todo se olvida en 15 minutos. Si Luna ascendió a la desaparecida Piedad e hizo lo que pudo para nadar entre tiburones en ese Puerto futbolero, hoy ni quién se acuerde. Si trató con pinzas el delicado asunto de Ángel Reyna (su figura) para intentar aprovechar el talento, respetándolo en lo posible y cuidando de no perjudicar al grupo para salir avante, de poco le sirve. Me acuerdo cuando había especialistas que eran buscados por los que sí sabían: Árpad Fekete que salvaba descensos y Nacho Trelles que festejaba Campeonatos. Pero claro, eran torneos de verdad, cuando se conocía a los jugadores y se contrataba a los que se querían y no a los que les sobraban. Cuando hacían pretemporadas de playa y de montaña con tiempo y trabajo en cancha. Cuando se jugaban 38 jornadas en las que se podían aprovechar una victoria y aprender de una derrota con mayor facilidad, en lugar de saltar al ruedo sin capote ni espada para entrarle al toro a puro coscorrón. El tema del “Tuca” lo dejo siempre aparte porque -sin ser admirador suyo como entrenador aunque lo respete por su trayectoria- creo que siempre consigue sacar lo mejor de sus dirigentes y eso vaya que es un mérito.

Si un entrenador debe aprovechar las virtudes de sus futbolistas, Ricardo Ferretti,  ha demostrado además encontrarle los 5 minutos de compromiso a los de pantalón largo. El “Tuca” logra hacer que lo esperen y lo dejen trabajar, una virtud que no cualquier entrenador posee pero que pudiera ser tan benéfica como el mismo trabajo en cancha. Y sí, yo prefiero a un Presidente como el de los Tigres obstinado en defender a la cabeza deportiva por la que apostó en lugar de otros que en las primeras de cambio se lavan manos cuando apenas ven que se le mete agua en el barco. @guzmanjuegue

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas