El proyecto de Pumas

Estemos o no de acuerdo con él, (yo personalmente lo estoy, aunque respeto a quien no lo esté), los Pumas tienen un proyecto, uno de esos que tanta falta le hacen al futbol mexicano.

Estemos o no de acuerdo con él, (yo personalmente lo estoy, aunque respeto a quien no lo esté), los Pumas tienen un proyecto, uno de esos que tanta falta le hacen al futbol mexicano. Bien sabemos que la gran mayoría de los clubes nacionales se manejan de manera improvisada, buscando resultados inmediatos, con intereses puntistas y sin un objetivo claro serio. Lo que está haciendo Pumas, no debe de sorprender a nadie, pues tiene una razón de ser, un objetivo, y una manera congruente de desarrollarse. Desde mediados del año 2008, la directiva Puma, dirigida por don Víctor Mahbub, anunció un plan de “mexicanización” a mediano y largo plazo, la intención es que el equipo se llegue a convertir en uno 100 por ciento mexicano, formado en su totalidad por jugadores nacidos en este país, y lo más importante, formados en su cantera. Es difícil definir qué es un mediano y largo plazo, pero yo claramente entiendo que el proceso se va cumpliendo, aunque, por supuesto le falta tiempo para que sea una total realidad. Es por eso que Pumas no contrata; no es por un asunto de poca ambición, ni de mediocridad o conformismo, es parte de un proyecto. Claro, actualmente en Pumas existen diferentes extranjeros que son parte del primer equipo: Darío Verón, Leandro Augusto (nacionalizados éstos, por cierto), Dante López, Martín Bravo… esto no resulta contradictorio, pues la idea no es cortar a los jugadores extranjeros de tajo, es más bien continuar contando con ellos, no tirarlos a la basura (los jugadores merecen respeto y un trato digno), pero cuando tengan una buena oferta o terminen su contrato despedirlos dignamente, y conseguir que sus plazas sean cubiertas por canteranos. Lo mismo se pretende hacer con los jugadores que decidan retirarse, o bien emigren a otros destinos futbolísticos. Cada quien que salga de Pumas, será relevado por alguien que se haya ganado su oportunidad con formación canterana. Sí, es un proceso complicado, pero que me parece muy acertado para un equipo que, le duela a quien le duela, representa a la máxima casa de estudios de Latinoamérica. Escucho a varios aficionados al equipo, al igual que a varios críticos en los medios de comunicación, que se quejan amargamente de que en Pumas no existan refuerzos. Por supuesto que todo el mundo tiene derecho a expresarse como se le dé la gana, pero creo que muchos están olvidando que lo que se está haciendo en el equipo universitario corresponde a un proyecto ya anunciado. Claro que todo proyecto, puede enriquecerse, tener modificaciones, pero, para hablar de congruencia (que la directiva Puma la tiene) es válido sólo hacer ciertos ajustes, “apretar un poco las tuercas” sólo eso. Considero que este proyecto es ambicioso, pues representa un verdadero reto para un equipo que durante muchos años se vio lleno de jugadores extranjeros (unos buenos y otros malos), y que, para ser sinceros ha disminuido el desarrollo de sus propios jovencitos de cantera. Con este proceso buscará Pumas continuar siendo un equipo grande, pero con valores más sólidos y contundentes. Para Pumas vendrán temporadas difíciles, pues está en medio de un proceso, sin embargo, y como hemos podido apreciar en recientes, (algunas), temporadas, la garra de los jugadores, y la comunión entre Cuerpo Técnico, Directiva y afición, puede logra que el equipo consiga ser protagonista. Paciencia, afición Puma, tendremos que ser pacientes, pero vamos a buen puerto.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas