Pinta mejor

Esta semana el futbol mexicano me pinta mejor por algunas razones simples. Primero, porque los Pumas son Campeones. Después, la CONMEBOL tuvo que pasarse su orgullo.

Esta semana el futbol mexicano me pinta mejor por algunas razones simples. Primero, porque los Pumas son Campeones. Después, la CONMEBOL tuvo que pasarse su orgullo y no sé si hasta parte de su dignidad (si es que la tiene) y aceptar muchas de las peticiones de México para poder reintegrarlo a sus competencias. Todos sabemos que la  "lana" en esos torneos viene desde acá y si algo les gusta a los sudamericanos son los dólares. Así que  por ahí, algunos de los que apostaban a que la decisión mexicana había sido mala, deberían reconocer que fue un acierto haberse ofendido como se ofendió la FEMEXFUT y que hoy las condiciones pintan mejor que lo que estaban. Ojo, no habrá que descuidarse porque también si algo tienen los sudamericanos es que tienen "trucos" por todos lados y no faltará alguna treta nueva para que los equipos mexicanos no sean los mejores de esos torneos. Al tiempo.

Por otro lado, la Selección parece que regresa a ser lo que era. Es triste saber que Sven no pudo detectar su falla, pero es más triste saber y confirmar cual fue. El mexicano e n general no es responsable si no tiene a alguien detrás de él recordándole sus obligaciones y eso no es nuevo ni lo inventé yo. Alguien tendría que haber tenido la personalidad suficiente para decírselo y si se lo dijeron, pues simplemente el señor no lo creyó. Cuando yo lo conocí comenté con él acerca de la mentalidad del futbolista mexicano  y le dije que los conceptos  de angustia de rendimiento que el daba en su libro muy bien podrían ser aplicados a la manera de competir del mexicano. Nunca pensé que no detectaría quienes somos al trabajar y como respondemos a la exigencia o a la relajación en el mando. Hoy el "Vasco" es la otra cara de la moneda. No deja un sólo detalle sin corregir y les exige a todos casi al parejo. Y si digo casi, es porque su inteligencia le permite saber a quiénes puede apretar un poco más o quiénes no lo necesitan tanto. Uno de los que saldrán beneficiados en este terreno, si se pone las pilas, será Nery. Alguien a quien no le gusta o no acostumbran decirle mucho y que con Javier se ha encontrado uno del otro bando. La disciplina y el concepto del grupo por encima de su individualidad será en beneficio de Castillo y de muchos otros que parecían haber olvidado eso o que aparentaban creer que la Selección los necesitaba mucho más de lo que ellos necesitan ser seleccionados. Ojalá y ya se vea el cambio desde el partido del sábado y que aunque sea a empujones los seleccionados regresen a México al lugar en donde debe estar. Por cierto, aunque a algunos de los que escriben mensajes les den ganas de que México no califique a la playa simplemente porque creen que así me ofenden (y todo porque no están de acuerdo conmigo y lo que escribo) agradezco a los que nos mandan su apoyo para las Eliminatorias del 17 de junio. Ha sido una etapa esta de mucho aprendizaje para mí ya que la pausa obligada por la contingencia sanitaria sí nos afectó en muchos sentidos. Principalmente en la parte mental de algunos jugadores que buscan resucitar en el profesionalismo. Y como las fechas coinciden con el draft, emocionalmente hemos andado un poco dispersos en cuanto a la focalización de nuestras metas. Afortunadamente hasta Javier Aguirre y su grandeza como persona ya habló con los jugadores y espero que todo lo que se ha intentado y se ha dicho tenga repercusión positiva en ellos y volver a darle a México un buen resultado calificando al Mundial de Dubai. Algo más y que no quiero dejar pasar ya hablando del futbol de playa. Ya alguna vez me quejé, y creo que si fue por aquí, de que cuando jugamos la Final en aquel Mundial en que nos fue muy bien, el corresponsal de Televisa se acercó para decirme que si ganábamos tenía yo que ir rápido hacia su cámara y micrófono porque el Presidente Calderón me llamaría por teléfono para felicitarnos. En ese momento fue bueno y positivo escuchar eso y se lo transmití a los jugadores a manera de motivación y creo que funcionó. El resultado del partido ya lo saben y  lo que siguió fue que nadie de presidencia tuviera alguna palabra de felicitación para los jugadores y eso me pareció muy barato y muy decepcionante. Pensar que los jugadores sólo merecerían felicitaciones del Sr. Presidente si ganábamos el título y que si no lo hacíamos, no. Me dio coraje en su momento y más cuando vi las fiestas que le han hecho a algunos atletas mexicanos cuando ganan la Medalla de Bronce a nivel mundial. Pues bien, todos saben que ayer Felipe Calderón visitó a la Selección en su entrenamiento. No voy a entrar en detalles, pero quiero mencionar, así como lo hice cuando me quejé, que el señor Presidente, tarde pero mejor que nunca, nos felicitó ayer por haber sido Subcampeones del mundo en el futbol de playa. Esta felicitación, aunque la recibí yo, no es sólo para mí sino para todo el equipo y esta satisfacción tardía quise compartirla con ustedes. Hasta con los que les duele que lo haga y quieren interpretarlo como algo negativo.  Para bien o para mal, es algo que sucedió y yo sentía que era algo que nos había faltado y que ayer quedó saldado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas