Calma

Conozco la capacidad e inteligencia de Javier y, aunque obviamente hay riesgos de que sus decisiones puedan estar equivocadas, sé que las acciones que ha tomado deben de tener buenos argumentos.

Esta semana me encuentro en Madrid y fue imposible encontrar un sitio para ver el partido de México contra Holanda. Lo seguí vía Internet y el minuto a minuto que daba mediotiempo.com, pero no me considero apto para analizar el encuentro, por más que haya visto el resumen y leído las opiniones de unos y otros.   De lo que sí me puedo atrever a hablar es que conozco la capacidad e inteligencia de Javier y, aunque obviamente hay riesgos de que sus decisiones puedan estar equivocadas, sé que las acciones que ha tomado deben de tener un buen número de argumentos y razones bien pensadas. El por qué no parece haber un cuadro titular hoy en día para la gente que estamos afuera, no quiere decir que necesariamente así sea para los que están dentro. Es muy fácil justificar una diferente alineación en un partido que se juega apenas dos días después de otro, pero los que están dentro ya saben quienes son los elegidos a jugar el primer partido o al menos, tengan una idea por lo que sucede en el seno de la Selección También puede ser que efectivamente no haya aun una alineación decidida, y que las dudas en el cuadro a iniciar vengan de la paridad de nivel mostrado por los jugadores en cuestión o simplemente el cambio de cuadro se haya dado por darle a algunos la experiencia que no han tenido. A veces es necesario ver a Magallón, por decir un ejemplo, de pareja de Moreno, por si en algún partido es necesario, ya sea por lesión o por alguna otra causa de alguno de los que casi todos pensaríamos titulares indiscutibles; entrenarlo simplemente no es lo mismo que verlos en acción en un partido con delanteros de estas condiciones. Para preparar un equipo para una copa del mundo, y sé que aquí todos los que se sienten directores técnicos y que jamás han puesto una alineación real en su vida saltarán, es necesario tener listos y en buen ritmo a los 23 y no sólo a 14 ó 15. En un equipo como esta Selección hay gente que tiene muy pocos partidos internacionales de peso y el darles juego y responsabilidades de este tipo, durante la preparación, puede ser  simplemente fogueo para después poder contar con ellos a la hora de necesitarlos, más allá de que a lo mejor se regresen sin jugar un solo minuto en la Copa del Mundo. Quizás Aguirre aún no encuentra sus “pequeñas sociedades” en determinadas zonas del campo o quizás está pensando en alguna variante que necesita practicarse antes de que llegue el partido inaugural y estos partidos previos sirven para eso. También es cierto que sólo estoy haciendo conjeturas, basado en lo que conozco de Javier, y admito que también existe una posibilidad de que lo que sucede no tenga nada que ver con lo que comenté, y simplemente suceda que en verdad el nivel de nuestros jugadores seleccionados no alcanza para competir contra equipos como Holanda e Inglaterra en su territorio, algo que tampoco debería sorprender a nadie, más que a los ilusos que se creen que sí estamos permanentemente entre los mejores cinco del mundo. Afortunada o desafortunadamente (también por el partido inaugural), el Mundial se juega en casa de Sudáfrica y no en la de ninguno de ellos dos y ya simplemente ese hecho, haría de un partido en rondas avanzadas contra alguno de ellos, algo diferente. En fin, una vez más vuelvo a lo mismo. Los que han echado "las campanas al vuelo" y cuya felicidad o tristeza radicará en unos partidos de futbol, creyendo que México debe ser campeón del mundo o que de no serlo, se fracasó; podrán darse cuenta, con este par de partidos, que hay equipos mejores que nosotros en situaciones especiales. Si Holanda o Inglaterra hubieran ido al Azteca otro sería el partido, pero eso tampoco diría nada en relación a unos Cuartos de Final o una Semifinal en una Copa del Mundo. En otro orden de ideas, los titulares de los tres partidos de la primera ronda no tienen por qué ser los mismos en todos ellos. Un Mundial es un torneo corto en donde, a diferencia de una liga en donde los estilos son similares, se tiene que jugar contra esquemas y tácticas completamente diferentes. Los que crean que hay que jugar con el mismo equipo si se enfrenta a Brasil en Alemania o a Costa Rica en el Azteca, sigan aplaudiendo y sufriendo simplemente, según los resultados y no se desgasten  en cuestiones más profundas.   Es un hecho que se ve de primera instancia, que los ingleses y los holandeses están mejor que nosotros. Si nos comparamos a ellos en circunstancias y parámetros iguales, son más rápidos, más fuertes y más técnicos. Pero, el futbol tiene esa magia, en donde no siempre el que tiene más armas, gana. También cuentan la inteligencia, los pantalones y la capacidad de adaptación a elementos especiales e imprevistos, entre muchas otras cosas y México sigue siendo el que era antes de estos dos partidos. Yo sigo confiando en que el camino que Aguirre va tomando es el correcto, porque su trayectoria como técnico y lo que conozco de él, así me lo hacen pensar. Que eso sea la clave de que se gane o se pierda, es otra cosa, y sólo lo sabremos cuando se nos termine el Mundial para los mexicanos. Ya sea en la Final o mucho antes.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas