Cómo usar la historia y las estadísticas

Las Semifinales del futbol mexicano se juegan hoy. Es común ver llenos los diarios y...

Las Semifinales del futbol mexicano se juegan hoy. Es común ver llenos los diarios y los programas de pronósticos basados en las estadísticas. De qué sirve, dirán algunos, y la respuesta es muy sencilla. De alterar y modificar el estado mental de los involucrados. Si eres aficionado a algún equipo que lleva varios partidos sin poderle ganar a un determinado rival, tienes dos maneras de encarar la estadística de ese acontecimiento. Una, creer que volverá a suceder esa “jetatura” o que por fin se romperá el “maleficio” o que ya es tiempo de que se termine la racha de derrotas. ¿De qué depende cuál escoger? Simplemente de lo que pase por tu cabeza y la confianza que sientas en ese momento. Pues bien, eso pasa exactamente igual en la cabeza de los que juegan. Los números son fríos y la historia es clara. Pero todos sabemos que cada partido es diferente y cualquiera le puede ganar a cualquiera. ¿Entonces, para qué sirve todo esto de la estadística? Lo repito, según yo, simplemente son elementos para que la confianza o desconfianza se justifique porque de ahí en más, no juega ningún otro papel. Es cierto que una camiseta pesa más que otra, pero la pregunta es ¿No es que a veces se quejan los de los equipos grandes diciendo que todo mundo les quiere ganar a ellos? Entonces no me quedaría claro si el jugar del lado de América es presión o ayuda en la liguilla. O si hacerlo del lado de Santos es menos presión o desventaja. Si ser local es ayuda, ¿por qué a veces se convierte en presión por no perder ante tu propia gente? Es un hecho que en estas instancias a y a estos niveles lo importante es el aspecto mental. De que depende el aspecto mental en una final de la champions por ejemplo si supuestamente estamos hablando que para llegar a esa instancia ya superaste situaciones por de más exigentes de carácter y fortaleza. Todas las rachas se rompen y ninguna jetatura es eterna. Es más, estadísticamente se pude encarar de la misma manera en ambas direcciones. Se puede creer que las posibilidades de volver a perder con un equipo con el que has perdido las últimas 5 veces hoy simplemente por cuestión estadística te favorecen pues las posibilidades de volver a perder van disminuyendo con cada derrota porque nadie ha perdido “siempre”. En fin, a lo que quiero llegar es que todos sabemos que los números al iniciar el partido no cuentan o si dependiendo de la cabeza de cada quien. Si Pumas quiere aprovechar su estado positivo de las últimas dos semanas, que le importa lo que haya hecho Monterrey en todo el año. Si el América tuvo una muy buena temporada como local, qué le importa su derrota en la última jornada o si Santos a veces jugaba muy mal de visitante. Pero a la inversa también. Monterrey tiene que aprovechar que Pumas no tuvo una temporada sólida y que cerrará en casa y Santos no debe olvidar la historia y los números que dicen que han sido mejores en Liguilla que su rival de Semifinales. ¿Tú con cual te quedas? ¿Confías en tu equipo o llegas temeroso a la semifinal? quisieras no sentir presión, pero la sientes? ¿O eres de los que disfruta que la haya porque crees que tu equipo es de los que supera normalmente estas cosas? Al final, sea como sea, todas esas sensaciones se viven en esta etapa del torneo y quizás ni siquiera hace falta tantos antecedentes ni números para sentirlas. Si fueran el técnico de un equipo que ha perdido sus últimos partidos como visitante pero a quien visita es un rival al que le ha ganado los últimos partidos que ha jugado, ¿con cual estadística se quedan? Las dos son ciertas, pero las dos a la hora del partido son simplemente antecedentes y no juegan directamente. Ahora bien. Basados en esto y si pudiéramos hacer un análisis sin voltear a los números y a las estadísticas, ¿a quién le ven la casta de campeón? De todas maneras, al final el que gana es el que juega mejor el partido, así que acertar en el pronóstico que se hace es simplemente atinarle a una posibilidad que inicia en 50%. Y ya de paso y aprovechando todos estas invitaciones a reflexionar, les cuento que estoy en Puerto Vallarta junto con la Selección de futbol de playa a pocos días de jugar la eliminatoria. Este equipo ha sido Campeón de CONCACAF y Subcampeón del mundo pero también otras veces, incluida la eliminatoria mas reciente ha quedado eliminada como cualquier equipo del mundo que compite. ¿Como encararían ustedes esta competencia ustedes? ¿Recordando los éxitos o las derrotas?¿Qué les gustaría evocar primero, los “triunfos históricos” o los "“auténticos fracasos”? Obviamente que para los que deseamos que nos vaya bien, las derrotas y el resultado malo no son el antecedente principal ni el parámetro para calificar lo que ha sido en la historia del futbol de playa este equipo. Pero como sucede normalmente, este deseo no para todo mundo es igual. ¿Ustedes de cual se acuerdan primero? ¿De la selección que después de ser Subcampeona del mundo alguna vez, el año pasado fracasó? ¿O de la selección que el año pasado no clasificó pero que ya alguna vez triunfó y brilló con luz propia en una copa del mundo? Enorme diferencia entre ambas. Nos vemos en twitter @ramonraya23

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas