Corredor, ¿cuál es tu peso ideal?

Muchos empezamos a correr para bajar de peso, después nos gusta tanto que no podemos dejar de hacerlo.

Muchos empezamos a correr para bajar de peso, después nos gusta tanto que no podemos dejar de hacerlo. La carrera se vuelve entonces un deporte recreativo para muchos de nosotros, pero siempre buscamos mejorar nuestros tiempos y rendir al máximo. Hoy hablaremos sobre la composición corporal del corredor, y así podrás decidir cuál será tu próxima meta. 

TU COMPOSICIÓN CORPORAL, MÁS IMPORTANTE QUE EL PESO

Recuerda que el peso no es tan importante, pues podemos pesar poco, y aún así tener un alto porcentaje de grasa. Si te subes a una báscula, el número de kilos que aparece es la suma de:

- Tejido adiposo (grasa corporal, lonjita)

- Masa muscular (cantidad de músculo)

- Huesos

- Agua corporal

Es un concepto difícil de entender, pero si estás haciendo ejercicio, puede ser que tu peso se mantenga, mientras que tu ropa te quede mejor. Esto es porque estás ganando masa muscular, y perdiendo grasa corporal: por lo tanto, cambia tu composición pero no tu peso. No debes guiarte por un simple número: lo que importa es que te sientas bien contigo mismo, y que puedas correr libremente sin que nada te pese.

¿QUÉ ES LO IDEAL PARA TI?

Un porcentaje de grasa saludable para hombres corredores va del 8 al 15%, mientras que las mujeres debemos estar entre el 13 y 23%. Por supuesto que los corredores de élite, se encuentran en rangos más bajos, pues unos gramos extra pueden hacer la diferencia entre el perder y ganar.

Bajando 2 Kilos de grasita, puedes mejorar tus tiempos: 1 minuto menos en una carrera de 10 Km, 2 minutos en medio maratón, y 4 minutos en el maratón completo, aproximadamente. ¡Te conviene!

LA ÚNICA REGLA

Mientras tú estés cómodo y dentro de los rangos saludables, irás encontrando con qué peso te sientes mejor. Sin embargo, la única regla que debes tener presente es que no se vale sacrificar tu rendimiento para alcanzar tu meta.

Ten cuidado con las dietas muy estrictas o bajas en carbohidratos: tu cuerpo, al no tener energía suficiente, tendrá que recurrir a tus músculos para obtenerla, y terminarás perdiendo peso pero no necesariamente será grasa. Concéntrate en aumentar masa muscular mediante el entrenamiento y perder grasa corporal.

Aunque peses lo mismo de siempre, si disminuye tu porcentaje de grasa, notarás la mejoría.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas