Siete hábitos que te hacen engordar

Te presentamos los 10 hábitos que pueden volverte más llenito.

“Un kilito cada seis meses, no pasa nada”. Pero a la larga ese kilo se va convirtiendo en tres o cinco, que no puedes bajar. Así como debemos prestar atención a nuestra salud, también a nuestro peso, ¡que no te gane! Aquí los 10 hábitos que pueden volverte más llenito. 

1. Dejar de desayunar, comer o cenar. Si acostumbras a tu cuerpo a pasar hambre, cuando vuelves a comer él ya está preparado, y lo que le des, lo almacenará en tu cuerpo en forma de “llantita”. ¿Por qué? Porque la grasa es nuestra mayor reserva de energía, y como lo tienes en ayuno, prefiere prevenir que después no tener energía.

2. Estar contando las calorías. No te estreses por cuántas calorías estás consumiendo. Claro que es importante leer las etiquetas, pero no te obsesiones. De hecho las calorías no son tan significativas, pues no es lo mismo comerte 100 calorías de azúcares, que 100 de verduras: ya sabes cuál engorda más.

3. Consumir productos “dietéticos”. Cuando sabes que algo es “light”, inconscientemente sabes que puedes compensar comiendo más de otras cosas. Recuerda que las bebidas dietéticas, en lugar de calmar nuestras ganas de azúcar, nos estimulan a comer más. Luego no te preguntes por qué te dan crisis por algo dulce en las tardes.

4. Comer frente a la computadora o televisión. La hora de la comida es un tiempo para disfrutar. Si comes viendo la tele o frente a tu monitor, tu cerebro no lo registrará: comerás de más y no quedarás satisfecho. Si tienes mucho trabajo, dedica aunque sea 20 minutos para tus alimentos, recuerda que primero es tu salud.

5. Eliminar los carbohidratos. El ejercicio, incluyendo la carrera, es como un estrés para nuestro cuerpo, pues lo estamos haciendo trabajar de más. Si no le damos la energía que necesita, liberará más hormonas del estrés y, en lugar de bajar de peso, engordaremos. Además recuerda que nuestra principal gasolina para correr, son los carbohidratos, ni se te ocurra eliminarlos por completo.

6. No dormir lo suficiente. Al menos debes dormir seis o siete horas diarias. Ya dijimos que el estrés nos engorda, y el dormir poco, es el ejemplo más claro. Tu cuerpo estará más estresado durante el día, y el cansancio no es el problema, sino que aumentan tus ganas de consumir alimentos ricos en azúcares y grasas.

7. Querer ser perfecto. “Entre mejor te portes, mejor te irá”, dicen. Y es verdad, sin embargo, en el tema de la alimentación, no tienes que ser perfecto. De hecho, algunos de nosotros, corremos para poder darnos permisos de vez en cuando. Si comes bien durante toda la semana, no tiene nada de malo que te salgas de la dieta correcta en una comida. Malo que te portes mal en desayuno, comida y cena todo el fin de semana. La comida es para disfrutarse y tampoco debe ser un martirio el mantenerte en un peso sano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas