Villamelones y Presidentes

En alguna ocasión escribí en este mismo espacio la importancia que le da a nuestro futbol la presencia de estos aficionados oportunistas y veletas los cuales solemos llamar villamelones.

En alguna ocasión escribí en este mismo espacio la importancia que le da a nuestro futbol la presencia de estos aficionados oportunistas y veletas los cuales solemos llamar villamelones. Son gracias a ellos que el juego se difunde y llega a personas que usualmente no lo haría. Y esta semana con la celebración de 2 finales como la de la Champions League y la de Pachuca contra Pumas nuevamente cobran un peso específico. Charlando con amigos pumas y catalanes, escuché su molestia sobre como de pronto, aparecen hasta por debajo de las alcantarillas aficionados tanto del Barcelona y de Pumas, respectivamente, los cuales pareciera se han multiplicado por generación espontánea y toman por asalto las calles de nuestras ciudades. Y si este fenómeno molesta a los verdaderos aficionados de estas 2 escuadras, me imagino que enfada también a varios seguidores de Chivas, América y Real Madrid, sólo por mencionar algunos Sin embargo y en beneficio de la promoción del deporte que más amamos, veámosle el lado positivo. Esto ayuda a que el futbol se siga posicionando en los medios de comunicación así como en otros ámbitos como el espectáculo más popular y que ofrece uno de los contenidos más poderosos para las televisoras por encima de bodrios como los reality shows, telenovelas, etc. Los villamelones particularmente no me gustan y a veces también me llegan a enfadar pero al mismo tiempo por lo ya explicado creo que son un mal necesario. Así pues, independientemente del equipo que apoyes, si tú eres de los que no soportas a los villamelones, regocíjate al confirmar que tu pasión sigue siendo el deporte número uno del planeta y que gracias a estos individuos todo el mundo habla del incomparable mundo del futbol. ¿CONTRATACIONES DE PRESIDENTES? En Noviembre pasado tuve la oportunidad de entrevistar a Orlando Salvestrini, cerebro financiero de Mauricio Macri en la época reciente de Boca Juniors, la cual estuvo plagada de éxitos tanto económicos como deportivos. Me contaba que cuando su administración terminó, fue invitado en numerosas ocasiones a participar como directivo o como consultor para otros equipos “chicos” del Futbol Argentino a lo cual, la respuesta siempre fue un rotundo: "No Gracias". Al cuestionarle la razón, el dirigente fue muy claro, “Yo lo hago todo por mi club, al no ser Boca, no tiene sentido”. Esa frase de Salvestrini refleja lo que es el sentido de identidad entre un equipo, su afición y sus dirigentes. Desde luego, esto contrasta con lo que sucede en México cuando los Presidentes se contratan como si fueran ya jugadores y cuyos intereses van más con lo económico que con lo deportivo. Juan José Frangie estuvo en Chivas, luego quiso asociarse con Atlas y lo rechazaron y de repente le salió un amor "sui géneris" por los Tecos. ¿Qué alguien me explique cómo estuvo eso?. Así podemos seguir con casos como el de Tigres y Santiago Martínez, la posible llegada de Lebrija a algún equipo y ni hablar de el carrusel de Televisa y sus tres equipos. ¿Cómo demonios podemos exigirle lealtad o pasión por unos colores a un futbolista cuando el los directivos son los primeros en ser contratados cual si fueran jugadores? De verdad lamentable. Las situaciones arriba señaladas sirven para ilustrar de manera clara como el futbol es una industria donde si bien es cierto se pueden aplicar muchos preceptos de Marketing y los negocios, no necesariamente es factible aplicar conceptos teóricos con los que se manejan la gran mayoría de las empresas en el mundo. Es quizás por eso que es tan fascinante y hasta glamoroso para mucha gente entrar en él.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas