Sudáfrica, Aguirre y la Selección

La cuenta regresiva ha iniciado. El evento más popular del deporte preferido del mundo está a menos de un año y con él, el ruido mediático y mercadológico va en aumento.

La cuenta regresiva ha iniciado. El evento más popular del deporte preferido del mundo está a menos de un año y con él, el ruido mediático y mercadológico va en aumento.

La FIFA, organismo rector del balompié cuenta con más afiliados que la propia ONU lo cual nos habla su importancia así como de su poderío y por ello, no es de sorprender que su evento cumbre genere una derrama económica tan atractiva como escalofriante la cual va en aumento cada 4 años.

Para que nos demos una idea de estos crecimientos, aquí algunos datos:

  • Mientras la señal del Mundial Estados Unidos 1994 se transmitió a 188 países, éste número llegó a 214 en Alemania 2006.
  • La cobertura televisiva de la pasada Copa del Mundo alcanzó las 73 000 horas de tiempo efectivo, superando en un 76 por ciento lo alcanzado en Corea-Japón 2002.
  • El continente Asiático tuvo las mayores audiencias con un aproximado de 8.28 billones de tele espectadores, lo que se tradujo en un 34 por ciento del numero total de aficionados que consumieron el producto llamado Alemania 2006.
  • El Mundial pasado encontró en China, Brasil, Alemania y Vietnam a sus mercados más importantes en lo que a demanda se refiere.

Y podríamos seguir con diferentes cifras sólo para confirmar la importancia económica, comercial y hasta social que tiene la fiesta que comenzará el 11 de Junio del 2010. Como consecuencia de ello, marcas como VISA, SONY, Coca-Cola o ADIDAS por mencionar algunas han decidido invertir fuertes cantidades a fin de consolidar su estrategia de comunicación asociándose con las competencias FIFA y todo lo que éstas representan. No obstante, Sudáfrica 2010 representa una gran oportunidad para todas aquellas firmas que buscan conectar con sus consumidores utilizando al futbol como plataforma sean o no, patrocinadores oficiale.

Por ello, hoy que se está jugando la Copa Confederaciones resulta muy interesante como un previo de lo que viviremos en un año. Desde el clima, las facilidades para la prensa, los horarios etcétera. La gran interrogante surge inevitablemente  al pensar en la incertidumbre que actualmente vive nuestra Selección Nacional ya que todos los datos arriba mencionados valdrían muy poco al mercado mexicano en caso de no clasificar a la Copa del Mundo. Los que tenemos más de 30 años recordaremos lo amargo que fue por ejemplo, Italia 1990 cuando tuvimos que soportar un Mundial sin la participación de México.

Y aunque creo que dando tumbos y pese a todo, la Selección si estará en Sudáfrica, de verdad no veo (salvo Cuauhtémoc), a un líder que se eche el equipo a la espalda y lo saque de esta maraña en la que se ha metido. Ni siquiera contemplo así a Javier Aguirre. Veo a un "Vasco" que llegó a México más por que no pudo colocarse en Inglaterra o triunfar con el Atlético de Madrid, que porque honestamente tuviera el hambre para repetir un ciclo bajo el mando del Tri. Lo noto como siempre, muy alivianado con la prensa, afable y sencillo pero sin esa chispa que tuvo hace 8 años cuando asumió el reto de salvar ese barco que se hundía rumbo al 2002. De hecho, en una declaración antes de tomar posesión oficialmente en esta nueva etapa cuando se le cuestionó sobre si era cierto o no que inclusive, Felipe Calderón le había solicitado formalmente venir, dijo algo así como "no podía negarme a hacerlo cuando todo el país me lo solicitaba", lo cual resume perfectamente que a mi entender, tomó más la Selección por un compromiso moral que porque realmente le ilusionara de nueva cuenta repetir la experiencia.

Por el bien de todos los que amamos este juego, crucemos los dedos para que lo mismo Aguirre que los jugadores encuentren las respuestas adecuadas para sortear esta crisis y de igual forma, que tengan la personalidad para defender la pasión de todo un país por el juego que tanto adoramos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas