El justo castigo a los Indios

Durante muchos años se habló de descentralizar el futbol para distribuirlo de una manera mas equitativa a lo largo y ancho de la república. Mediante ascensos o expansiones y varias veces.

Durante muchos años se habló de descentralizar el futbol para distribuirlo de una manera más equitativa a lo largo y ancho de la República. Mediante ascensos o expansiones y varias veces por la vía de la compra de franquicia.

De esta manera el futbol en Primera División ha llegado a plazas que hace 20 años jamás imaginábamos tales como Culiacán, Tuxtla Gutiérrez o Ciudad Juárez. Y es precisamente sobre la eminente extinción del balompié de primera en esta plaza sobre la cual me quiero referir. El virtual descenso de los Indios es tan triste como merecido.

Evidentemente por la gente de Ciudad Juárez resulta lamentable ya que además de ser una afición muy noble (habría que ver  el promedio de asistencia contra los raquíticos resultados que han ofrecido en los últimos 10 meses) el futbol es el único pasatiempo que actuoalmente dicha población tiene debido a las circunstancias de todos concidas.

No obstante y más allá del larguísimo ayuno que han tenido en lo que a triunfos en la cancha se refiere, a nivel dirigencia la Directiva fronteriza ha hecho los méritos suficientes para tener al equipo de regreso en la división inferior de nuestro juego. Después de la historia de "cenicienta" que La Tribu nos regaló en el Clausura 2009, los dirigentes se volvieron locos exigiendo a sus patrocinadores y socios comerciales (que se la habían jugado con ellos en su primera temporada) cantidades exorbitantes para renovarles dichos contratos. De igual forma, incumplieron o retrasaron en demasía los pagos de gente que en su momento ayudo al club trayendo ingresos para que el equipo pudiera asegurar su operación en el máximo circuito.

De hecho, la gente de Juárez que conoce a la familia Ibarra conoce de antemano la manera tan compleja en que para muchos ha resultado hacer negocios con ellos, y el futbol no fue la excepción. Aceptando que en esta historia también ha influido que varios de los equipos no quisieron renovar los préstamos de algunos futbolistas que en su momento fueron determinantes así como la situación de violencia e inseguridad que priva en esa plaza, la realidad es que la actual situación del conjunto aborigen demuestra una vez mas que en el futbol como en la vida, terminas cosechando lo que has sembrado. Aun así, hay que aplaudir el compromiso que en todo momento la afición juarense ha demostrado en todo momento para con el equipó mas improductivo que me haya tocado ver en casi 30 años. No obstante, la lección de los Indios de Juárez demuestra una vez más que actualmente en el futbol los equipos chicos son precisamente los que más requieren de un manejo profesional en todas sus áreas de comercialización y mercadotecnia ya que por las mismas condiciones del mercado Mexicano, suelen ser los mas desfavorecidos por el arbitraje, las televisoras así como otros factores que en ocasiones aparecen en nuestro futbol.

DE SALIDA

De pena ajena el caso de Jorge Campos. Quien fuera uno de los máximos ídolos recientes de nuestra cultura futbolera y un referente de nuestro balompié a nivel internacional, se ha convertido en un bufón lo mismo en las transmisiones televisivas  que una campaña promocional en las cuales, su incompetencia tanto verbal como para conectar sus ideas se ponen de manifiesto.

No recuerdo otro caso en el mundo de alguna estrella deportiva que después de su retiro haya transitado por la industria generando ingresos como un comediante de medio pelo a costa de sus propias limitaciones. De verdad, una pena la actual imagen que el gran portero mexicano hoy transmite entre la afición.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas