Pumas 1 - 1 Pachuca

Walter González. MEDIO TIEMPO.

OTRA VEZ A LA MALA, ARCHUNDIA PÉSIMO

Walter González. MEDIO TIEMPO.Estadio Olímpico Universitario, 6 de abril ante 19 mil espectadores.

Pachuca recurrió otra vez a artimañas desleales y otra vez ante los PUMAS. Tal vez es injusto que toda la institución sea catalogada así por las tonterías de uno solo, pero ni en aquella ocasión, ni en esta, hubo una disculpa del club por esas vergonzosas marrullerías. El guardameta Alfaro silbó imitando al árbitro desde la banca de su equipo en un partido a puerta cerrada en el C. U., justo cuando V. Müller, entonces con Pumas se iba solo, el delantero se frenó pensando que el árbitro había marcado fuera de juego y gracias a eso el juego acabó empatado. El mismo Alfaro, ahora en el campo, pateó un balón hacia donde venía la jugada de ataque de los universitarios intentando hacer que el árbitro parara el juego, a pesar de que Archundia lo vio, ni siquiera lo reprimió de palabra por esta conducta antideportiva. Punto a parte merece el silbante Archundia, que dejó de marcar 3 faltas dentro del área a favor de la UNAM de las cuales, por lo menos 2 eran claras, después, se dedicó a no marcarle una sola falta de las tantas (exageradas o no) que recibió Ailton y así, logró desesperar al jugador que acabó soltando un codazo en una jugada en la que lo venían jalando desde hacía un buen rato y que el empecinado juez no señalaba.Pumas jugó bien, generó llegada y la mayoría del partido dominó, sin embargo, Pachuca se les fue arriba y tuvieron muchos problemas para lograr definir una de tantas llegadas. A parte de los penales a favor que no les marcaron, tuvieron por lo menos 3 jugadas claras que no pudieron concretar. La UNAM venía de empatar con Tigres. Pachuca se plantó bien en la cancha, logró sorprender a Pumas y anotarle primero, después sufrieron mucho al final y de milagro se llevaron el punto, gracias a las fallas de los delanteros y los penales que se tragó el árbitro. Tuzos llegaba después de empatar con Morelia.

Consulta los grupos.

EL PARTIDO:PRIMER TIEMPO: El juego fue interesante aunque un poco flojo en esta primera parte. Pumas intentó desde el arranque y su mejor hombre, Ailton, fue una pesadilla por la banda izquierda y generó casi todas las llegadas de los universitarios. Desde allí parecía que los quiebres se los hacía a Archundia que se cegó y se dedicó a marcar personal al mejor hombre en la cancha. Pumas llegaba una y otra vez pero los centros de Ailton siempre encontraban cabezas enemigas. Pachuca respondía con esporádicos arribos pero, mas que nada, se interesaba por detener el ritmo del juego cada vez que tenían la pelota.SEGUNDO TIEMPO: Para esta segunda mitad, los Tuzos salieron un poco mas adelantados y lograron ponerse arriba al 58’ cuando Santana anotó un buen gol, prendió un balón que le había rebotado a Müller colocándolo cruzado pegado al poste izquierdo. Pumas se fue con todo por el empate y los Tuzos poco a poco se fueron replegando. Archundia cumplió el cometido que al parecer tenía desde el principio al desesperar a Ailton que acabó pegando un codazo en una jugada que lo veían jalando y el juez no marcó nunca. Con 10 hombres Pumas tardó un poco en reencontrarse, pero los últimos 8 minutos fueron un bombardeo literal a la meta de Alfaro que, como parece ser su costumbre, recurrió a las trampas para intentar parar el juego, sin embargo fue tolerado una y otra vez por Archundia. Pumas tuvo muchas, pero muchas llegadas, Lozano falló una increíble pero no bajó los brazos y consiguió el gol del empate con un gran disparo cruzado desde la izquierda. Aunque el empate fue al 89’ los universitarios tuvieron otras 2 en las que estuvieron cerca de ganar. La primera que hubiera sido un golazo impresionante de Lemos que después de hacer una gran jugada en el área llegó a línea de fondo e intentó lo increíble, fintó el centro y tiró con efecto, el balón hizo la comba exacta pero unos centímetros arriba del travesaño cuando el portero ya estaba vencido. La última de Fonseca que recibió en el área, sacó al portero y ante el marco abierto estrelló su débil remate en una providencial pierna de un defensor en lo que fue la última jugada.

LO REPROBABLE:- La actitud de Alfaro que por segunda ocasión recurre a artimañas que podrían llegar a ser catalogadas como cobardías para ganar por medios extrafutbol cuando el equipo contrario los ha superado. ¡Lástima! Es un buen portero y, según dicen mejor persona, pero con estas actitudes se ha ganado nuestra total desaprobación.

UN ABUCHEO:A la directiva del Pachuca que no ha sabido reconocer que han recurrido en reiteradas ocasiones a las trampas y en lugar de pedir una disculpa en nombre del club al los afectados y sobretodo a sus propios aficionados, se dedica a escudarse en hechos ajenos a los que hemos visto en los partidos.Hay que recordar que ya Pachuca le quitó a Pumas 2 puntos cuando el mismo Alfaro hizo otra de sus vergonzosas marrullerías y que en otra ocasión el equipo fingió una lesión de un jugador para parar, por falta del número reglamentario de jugadores, un partido que iban perdiendo por goleada y en el se habían hecho expulsar sus jugadores.Esto indica que la actitud es independiente del entrenador y los jugadores que estén en ese momento en la cancha, ya que, se ha repetido en circunstancias distintas. Por lo tanto, la impresión que se da es que es la actitud de una institución.Nosotros realmente creemos que Pachuca, siendo el club mas antiguo del fútbol mexicano, si nos ha dado muchas cosas y es una institución muy respetable. Pero también creemos que deben aceptar los errores y pedir disculpas por los hechos vergonzosos que manchan su imagen y no responder como si ellos hubieran sido lo ofendidos.Es de humanos equivocarse, pero es de valientes reconocer los errores.Podemos citar 3 casos en que la reacción a hechos similares ha sido distinta en el mundo. Uno, un club inglés decidió repetir su partido porque uno de sus jugadores anotó un gol cuando había dicho que regresaría el balón a su oponente. Dos, un jugador falló un penal a propósito porque este fue marcado por una mano de un defensa que agarró el balón al pensar que el partido había concluido, pero en realidad había sido un silbato de la tribuna. Tres, un jugador, sin importar que estaba solo frente al marco rival y solo tenía que empujar la pelota para anotar, decidió parar la jugada al ver que el portero se había quedado fuertemente lesionado y por eso no podía defender su valla.Claro, no pedimos que ocurra algo así, solo decimos que el deportivismo, la lucha leal, y el valor para reconocer los errores, no están peleados con la alta competencia y el profesionalismo.

ARBITRAJE: Pésimo de Archundia. Se comió al menos 2 penales claros y se ensañó con Ailton hasta que el jugador se desesperó y cometió una tontería.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×