ACUSADO CON BASE EN PRUEBAS OBTENIDAS ILEGALMENTE, SE RETIRA EL MEJOR...

México, 10 Oct (AGENCIAS).- Felipe Ramos Rizo anunció este viernes su retiro del arbitraje y dijo que se va sin ser vencido, satisfecho, con la frente en alto y feliz por su labor durante 14 años.

México, 10 Oct (AGENCIAS).- Felipe Ramos Rizo anunció este viernes su retiro del arbitraje y dijo que se va sin ser vencido, satisfecho, con la frente en alto y feliz por su labor durante 14 años.

En concurrida conferencia de prensa en un restaurante en el sur de esta ciudad, el silbante expresó que su retiro se debe a que "es muy cansado que cada día se me ataque".

El representante de México en la Copa del Mundo Corea/Japón 2002 fue acusado de supuesta corrupción por haber participado en el arreglo del partido que Jaguares ganó 1-0 al local Cruz Azul en la fecha 18 del Campeonato Clausura 2002. Al final, el equipo de Chiapas evitó el descenso.

Al nazareno también le fueron grabadas clandestinamente llamadas telefónicas, en la cual ofendió a alguno de sus compañeros y al titular de la Comisión de Arbitraje, Edgardo Codesal, por lo cual fue suspendido dos meses.

Posteriormente presentó ante la Procuraduría General de la República (PGR) una denuncia contra quien resulte responsable por el delito de espionaje telefónico y violación del secreto bancario, por lo cual fue inhabilitado por la Federación Mexicana de Futbol.

Durante la conferencia de este viernes aseguró que se va feliz y satisfecho por lo que hizo durante 14 años, y agregó que todo lo que ganó fue por su honestidad en la cancha y con el apoyo de Edgardo Codesal.

Aseguró que durante este tiempo no tuvo tratos especiales con nadie, como se pretende deducir de una grabación clandestina, y de que él tuvo tendencias para algunos equipos.

"Ni siendo mis amigos traté de ayudar a alguien" declaró Ramos Rizo, quien aseguró que todo el problema inició porque perdió la amistad con Codesal.

Declaró que es inocente de las imputaciones del arreglo de partido de Jaguares y de favorecer a ciertos equipos, pero hay ciertos procedimientos para llegar a Concacaf y a la FIFA para aclarar todo, pero como esta cansado mejor decididió retirarse.

No quiso culpar y acusar a alguien de lo que calificó una persecución y un ataque constante durante los recientes tres meses, que incluso lo llevó a ganar portadas en diversos medios de comunicación, "sin recibir mochada", declaró entre risas.

Enfatizó que él no inició esta problemática y pese a ello buscó por todos los medios parar el asunto, a tal grado que ofreció disculpas públicas a Edgardo Codesal por las ofensas que profirió en su contra, pero nadie hizo algo para poner punto final.

Su futuro es incierto, pero debe trabajar porque tiene una familia que mantener y aceptó que si llega una oferta para dirigir en la Liga Mayor de Futbol Soccer de Estados Unidos le dará la bienvenida.

Hoy habló abiertamente de que se va a preparar para llegar a la titularidad de la Comisión de Arbitros si se brinda esta oportunidad, pero negó categóricamente que se haya reunido en comidas con sus amigos para dirigir a los silbantes.

"Hace quince días pense en la decisión del retiro, por el bien de mi familia y de todos lo que me rodean, me voy contento, no frustrado, dejo mucho amigos de los que no puedo dar nombres para que no sean perjudicados.

Me voy con el reconocimiento del público que donde quiera que me paro me saludan, se toma la foto y le doy el auutógrafo",  concluyó.

Ramos Rizo asistió a la conferencia acompañado de su hermano Miguel, ex abanderado, del también juez de línea Rafael Herrera, quien no es programado para los partidos del actual torneo, y de su abogado, Juan José Aparicio Nieto.

SE VA EL MEJOR DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Con el retiro del arbitraje de Felipe Ramos Rizo se va uno de los mejores silbantes del futbol mexicano, que desde el inicio de su carrera demostró tener la capacidad para alcanzar los más altos niveles.

Ramos Rizo nació el 10 de marzo de 1963 y desde los 14 años mostró su gusto por ser el juez encargado de llevar a buen término los partidos de futbol.

Felipe Ramos ya traía en la sangre vocación por el arbitraje, pues desde los siete años asistía a los partidos en compañía de su padre, Eduardo Ramos Aviña, quien era silbante a nivel amateur en el deportivo Los Galeana.

A los 14 años, le pidió a su padre le permitiera ser árbitro en un partido de niños, con lo cual dio inicio la carrera de uno de los mejores silbantes de México.

El mundialista en Corea-Japón 2002 dirigió su camino hacia el profesionalismo en 1985, cuando tomó el curso de arbitraje en la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

Durante dos años asistió a clases y entrenamientos, así como dirigir partidos en ligas como la Invernal y la Española, en la cual fue designado "Mejor Arbitro" en 1986, y la Liga Ibero-Mexicana.

En 1987 recibw su título y un año después es incorporado al grupo de árbitros profesionales de la FMF, por lo que para 1993 realiza su debut en el partido entre Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas y Morelia.

De entre sus logros más destacados en el balompié nacional destacan las seis finales que dirigió, la última en el partido de ida del Campeonato Clausura 2003 del futbol mexicano entre Monterrey y Morelia.

El ex silbante de 40 años recibe en 1997 su gafete que lo acredita como árbitro internacional, y su primer gran compromiso fue dirigir en el Campeonato Mundíal sub-20 Nigeria 1999.

Su camino asecendente continuó en la Copa Oro Estados Unidos 2000, y el torneo de futbol de los Juegos Olímpicos de Sidney en el mismo año, en el cual fue designado para la final que disputaron Camerún y España.

Felipe es uno de los pocos árbitros en el mundo en dirigir partidos eliminatorios en tres diferentes confederaciones: laConfederación Norte, Centroamericana y del Caribe (Concacaf), Confederación Sudamericana de Futbol (CSF) y en la Confederación Asiática de Futbol (CAF).

Su último gran compromiso fue la Copa del Mundo Corea-Japón 2002, en la que debutó llevando a buen término el partido entre Francia y Uruguay, correspondiente a la primera ronda.

Continuó con el partido entre Eslovenia ante Paraguay en la primera fase, y dirigió el partido de cuartos de final entre Brasil e Inglaterra, en el que no dudó para expulsar a Ronaldinho Gaúcho.

Concluyó su participación ocupando el puesto de cuarto árbitro asistente en la semifinal disputada entre la "verdeamarella" y su similar de Turquía.

Entre sus reconocimientos se encuentran al de "Mejor árbitro" de Primera División "A" en 1995, "Arbitro revelación" de Primera División Nacional (1996), Citlali al "Mejor árbitro" (1999), "Silbato de Oro" en los Torneos Verano e Invierno 2000, Invierno 2001 y recibió una medalla en la Copa del Mundo Corea-Japón 2002.

[NTX]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×