Puebla 3 - 4 Veracruz

EN UN BUEN JUEGO, EL TIBURÓN SE COMIÓ A UN PUEBLA MALDITO   MEDIOTIEMPO | Agencias

EN UN BUEN JUEGO, EL TIBURÓN SE COMIÓ A UN PUEBLA MALDITO   MEDIOTIEMPO | AgenciasEstadio Cuauhtémoc, domingo 2 de noviembre ante una regular entrada   En partido correspondiente a la jornada 16 del Campeonato Apertura 2003 del futbol mexicano, el Puebla recibió en el Estadio Cuauhtémoc a los Tiburones Rojos del Veracruz, que se quedaron con la victoria por 4-3.Los goles del encuentro fueron obra del venezolano Juan Arango al minuto ocho, del chileno Ignacio Quinteros (13) y de Sigifredo Mercado (64), mientras por Veracruz anotaron David Mendoza (6), el argentino Angel Morales (11), Emilio Mora (55) y Walter Jiménez (75).Con este resultado, Puebla se mantiene como penúltimo del Grupo Uno con 17 puntos, mientras Veracruz alcanza a Guadalajara al sumar 21 puntos en el sector Cuatro y aparece donde se encontraba como colero de grupo.Al minuto seis, David Mendoza realizó una gran pared con Angel "Matute" Morales, para que el argentino le regresara el balón para dejarlo prácticamente sólo enfrente de Jorge Campos, quien al salir a intentar parar el balón este pasó por debajo de él para el 1-0.Puebla se lanzó al ataque y fue por conducto del venezolano Juan Arango, que anticipó en el salto a la defensa escuala tras un trío de esquina que cobró Arriaga, para conectar tremendo cabezazo y empatar las acciones en el minuto ocho.Tres minutos habían transcurrido del gol del conjunto de La Franja cuando Emilio Mora toma un balón que quedó en media cancha y encontró sólo a su compañero "Matute" Morales, quien se quitó a un hombre, sacó disparó que desvió Adrián Sánchez, que dejó sin oportunidad a Campos para el 2-1.El ritmo del partido fue vertiginoso y en el minuto 13 el chileno Luis Ignacio Quintero conectó de tres dedos un gran centro del colombiano Arriaga, quien por la banda derecha fue un peligro constante, para que La Franja nuevamente igualara las acciones. La primera parte del partido concluyó con ambas escuadras buscando continuamente el arco rival y en varias ocasiones las dos ofensivas estuvieron cerca de anotar, pero la intensidad del choque disminuyó notablemente al final de los primeros 45 minutos.El segundo tiempo comenzó con la misma velocidad y al minuto 56 Emilio Mora definió como los grandes por encima de Jorge Campos, después de un buen pase del "Magic" Jiménez, para el 3-2 a favor de los Tiburones.El veterano Sigifredo Mercado emparejó los cartones al minuto 64 con un fuerte disparo de fuera del área que fue desviado por Briseño, sin que nada pudiera hacer el guardameta argentino Damián Grosso para el 3-3.Veracruz siguió buscando el arco de Jorge Campos, dispuesto a llevarse el triunfo y fue el "Lorito" Walter Jiménez al minuto 75 el que sacó tremendo fogonazo desde fuera del área para vencer la portería del equipo poblano por cuarta ocasión.A pesar de que el Puebla se quedó con 10 hombres desde el arranque del segundo tiempo nunca, dejó de buscar el arco rival y en el minuto 87 el veterano Sigifredo Mercado tuvo la oportunidad del empate, pero falló un penalti y su contrarremate fue detenido por el el portero Grosso.El árbitro Francisco Caspeta tuvo una buena actuación, expulsó a David Rincón por acumulación de tarjetas amarillas y amonestó al argentino Adrián Sánchez, Sigifredo Mercado y David Rincón por el conjunto poblano.Por Veracruz mostro cartón preventivo a Junior Almeida, Emilio Mora y Walter Jiménez.ALINEACIONES: PUEBLA: Jorge Campos, Oscar Mascorro, Fernando Martínez (Manuel Ríos, 45), Adrián Sánchez, Cristián Traverso, Sigifredo Mercado, Gilberto Jimenez, Juan Arango (Guillermo Rojas, 81), David Rincón,  Eudalio Arriaga (Rafael Garzón, 81) y Luis Ignacio Quinteros. DT. Mario Carrillo.VERACRUZ: Damián Grosso, Ramiro Briseño, Diego Cocca, Javier Flores, Walter Jiménez, Junior Almeida (Daniel Román, 83), Juan Santiago, David Mendoza, Angel Morales, Emilio Mora y Martín Rodríguez (Ignacio Vázquez, 65). DT. Daniel Guzmán.   CARRILLO ACEPTA LA RESPONSABILIDAD Y ESPERA DECISIÓN DE LA DIRECTIVA JORGE CAMPOS, CON SU GRAN CLASE Y VALENTÍA, PIDIÓ DISCULPAS Y SE ECHÓ EN LA ESPALDA LA CULPA DE LA DERROTA   Puebla, 2 Nov (AGENCIAS).- Es evidente que el Puebla va para abajo, "lo de hoy fue inobjetable, perdimos, y perdimos bien", declaró Mario Carrillo, técnico del Puebla tras la derrota (4-3) ante el Veracruz en la fecha 16 del Campeonato Apertura 2003.Al finalizar el encuentro, celebrado en el Estadio Cuauhtémoc, aseguró que toda la responsabilidad por la última posición de los Camoteros en la tabla porcentual es de él. Por ello, a pesar de que la directiva no ha pensado en removerlo de su puesto, dijo que aceptará cualquier determinación del presidente del club, Francisco Bernat. "Pensamos que hoy podíamos salir de la mala racha pero no es posible. Al margen de la expulsión, son pretextos y no me gusta pretextar. El rival ganó bien y nosotros jugamos mal, más que evidente, y tengo que trabajar mucho, a eso me comprometo", aseveró.Sobre el ingreso de Jorge Campos para este partido, después de haber jugado por última vez en la derrota 4-0 de la fecha dos contra San Luis, el estratega mencionó que su ingreso estaba previsto desde hace dos o tres partidos, pero no se había dado ante el buen desarrollo del guardameta Oscar Dautt."Mi intención fue que era un partido para él, esa es mi respuesta. La calidad de Jorge es indiscutible, de hecho misjugadores han remontado todos los marcadores, pero no se nos dan los resultados", señaló Carrillo Zamudio.Por su parte, Jorge Campos subrayó que la derrota de esta jornada fue su culpa, por ello ofreció disculpas a sus compañeros. "Estoy triste porque me equivoqué en los goles, no fue una tarde buena para mí. No es que esté fuera de ritmo, fue exceso de confianza. El equipo jugaba bien y fue la mala suerte lo que influyó, hasta cayó agua", dijo el portero.Agregó que con la derrota también se fue una "pequeña esperanza" de clasificar a la liguilla, pero se dijo tranquilo ante la revancha que ofrece el futbol a cada partido.Para el portero titular del Puebla, Oscar Dautt, la decisión de Mario Carrillo de ponerlo en la banca fue dolorosa, pero reconoció que el descalabro es de todo el equipo."Me dolió la decisión porque juegas con regularidad y luego te hacen a un lado. Jorge (Campos) no jugó solo, nosotros cometimos los errores y nadie tiene la culpa más que nosotros, en un partido importante. "Dentro de todo lo raro que fue tuvimos en el último minuto la oportunidad de rescatar algo positivo, pero nuestra situación se complica cada vez más", dijo. El mediocampista Sigifredo Mercado dijo que el problema del descenso es algo con el cual deben convivir día a día, pero consideró la racha de ocho partidos sin ganar como momentos del futbol.Daniel "El travieso" Guzmán, técnico de los Tiburones Rojos, se mostró contento por la victoria pero reconoció que aún falta encontrar el equilibrio entre defensas y delanteros para evitar errores que pongan en aprietos partidos que deben ganarse fácilmente."Hemos mejorado porque regresaron los jugadores lesionados y cuando tenga al once ideal vamos a tener un buen cierre de torneo. Buscamos es un equilibrio para anotar y no recibir. En el segundo tiempo cambiamos nuestra actitud y vamos a tratar de ser regulares para entrar a la liguilla", apuntó.Angel "Matute" Morales dijo que si bien el conjunto jugó por momentos bien, también es imperdonable la forma en que aceptan goles."El equipo demostró que de visitante también puede ganar, hoy tuvimos ratos malos y debemos trabajar. El partido era para terminarlo más fácil y se nos complicó por culpa nuestra", comentó. Damián Grosso, portero de la escuadra jarocha que detuvo un penalti a tres minutos del final para conseguir la victoria, aseguró que las fallas no sólo son de este partido, sino del todo el torneo. "Ninguno tiene el nivel del año pasado ni el orden para evitar los primeros dos goles. Así no se puede llegar muy lejos, llegan mucho y nos convierten mucho. Antes atrás éramos una muralla y con un golesito ganábamos, ahora hay que hacer tres para ganar", dijo.Al final del encuentro, seudoaficionados de los Camoteros del Puebla y Tiburones Rojos del Veracruz se enfrentaron en las afueras del estadio Cuauhtémoc, sin daños ni detenidos. Fueron aproximadamente 10 personas las que se enfrascaron en un lucha a mano limpia, originada por el resultado del partido y por el alcohol, incluso uno de los participantes ni siquiera podía ponerse de pie por la cantidad de cerveza ingerida.La Policía Federal Preventiva, que resguardaba el estacionamiento principal del inmueble tuvo que intervenir, pero nodetuvo a nadie. Al final los ánimos se calmaron, se desintegraron los grupos y todo volvió a la normalidad. [NTX-MT]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×