TIGRES VS PACHUCA, ¿SE REPETIRÁ LA HISTORIA?

“Archivo Futbol” se complace en presentar la sexta entrega del apasionante viaje por la historia del futbol nacional e internacional. En esta ocasión, nos trasladaremos a la final del torneo de...

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPO16 de Diciembre de 2003

“Archivo Futbol” se complace en presentar la sexta entrega del apasionante viaje por la historia del futbol nacional e internacional. En esta ocasión, nos trasladaremos a la final del torneo de invierno 2001 del balompié mexicano, etapa en la que se enfrentaron los Tuzos del Pachuca y los Tigres de Nuevo León.

En la actualidad, y por caprichos del destino, Tuzos y Tigres volverán a enfrentarse en la disputa por el título y, para seguir con los designios de la vida, aparece en escena, una vez más, el “Cuqui”, sólo que, en el presente,  el poseedor de este sobrenombre se encuentra jugando para el otro bando. ¿Será que dicho apodo se significa como un presagio de lo que vendrá?

A continuación, abriremos las puertas de una historia que sembró la gloria en el corazón de los hidalguenses y que dejó completamente herido el orgullo felino.

Antecedente.

La afición hidalguense seguía extrañando la presencia en el banquillo del “Vasco” Javier Aguirre, el hombre que los llevó por primera vez en su larga historia a saborear las mieles de un título en la primera división. A pesar de ello, la directiva Tuza tuvo el tino de elegir a un hombre triunfador y capaz como Alfredo Tena, quien, a base de orden y disciplina táctica, se encargó de estructurar un equipo con objetivos claros y bien definidos. De manera gradual, los Tuzos manifestaron una mejoría futbolística, la cual los fue ubicando como serios candidatos al campeonato. En la fase final, se encargaron de vencer a los Potros de Hierro del Atlante y a los Diablos Rojos del Toluca, en una serie semifinal que resultó no apta para cardíacos y en la que el marcador global terminó favoreciendo a los pupilos del “Capitán Furia” por cinco goles a tres.

Los Tigres, por su parte, soñaban con la posibilidad de revivir los tiempos de gloria experimentados a finales de los setentas y principios de los ochentas, bajo el mando de Carlos Miloc, técnico con el que obtuvieron dos campeonatos. Sus aspiraciones se encontraban bien fundamentadas, pues, desde la llegada de Ricardo “Tuca” Ferreti al timón del primer equipo, la entidad norteña se convirtió en un invitado constante a la fiesta grande del futbol mexicano, pero siempre se quedaban en la orilla por una u otra razón. En la liguilla, los felinos eliminaron a Santos, en cuartos de final, y al Cruz Azul, en la semifinal, logrando su pase gracias a la mejor posición obtenida en el torneo regular. 

12 de diciembre del 2001Estadio Hidalgo

El Estadio Hidalgo lució a su máxima capacidad; el ambiente de fiesta era perceptible hasta en el más recóndito de los rincones de toda la “Bella Airosa”. Tuzos y Tigres disputarían, aquella noche, el primer capítulo de la gran final del balompié azteca.

Para este encuentro, el cuadro local envió al terreno de juego a Miguel Calero, Alberto Rodríguez, Francisco Gabriel de Anda, Manuel Vidrio, Marco Antonio Sánchez Yacuta, Marco Garcés, Gabriel Caballero, Andrés Chitiva, Alfonso Sosa, Sergio Santana y Walter “Cuqui” Silvani. Los visitantes, a su vez, salieron con: Oscar Dautt, Sindey Balderas, Claudio Suárez, David Oteo, Javier Saavedra, Joaquín del Olmo, Antonio Sancho, Irenio Soares, Marcelo Domíngues, Carlos Ochoa y Jesús Olalde.

El primer tiempo comenzó sumamente parejo. Cumplidos los diecisiete minutos ya se habían producido un par de llegadas para cada uno de los equipos sin embargo, la historia cambió por completo al minuto siguiente, pues Armando Archundia, árbitro central del partido, echó del cotejo al brasileño Irenio Soares, en lo que fue una decisión precipitada y desafortunada por parte del hombre de negro. Cinco minutos después, los Tuzos aprovecharon el desconcierto de la escuadra felina y anotaron el primer gol de la noche, firmado por Walter “Cuqui” Silvani. La ventaja para la entidad hidalguense no tardó en aumentar, ya que, a los veintisiete minutos de acción, Sergio Santana se encargo de vencer la portería defendida por Oscar Dautt. En el tiempo restante, los hidalguenses tuvieron oportunidades de liquidar la serie, pero no fueron efectivos a la hora de concretar.

La segunda parte resultó escasa en lo que se refiere a la producción de jugadas de peligro en el área de los contendientes. Las indicaciones de Ricardo Ferreti en el mediotiempo se hicieron evidentes, ya que, de inmediato, los norteños enseñaron un funcionamiento adecuado en el sector bajo, ocasionando que la ofensiva local tuviera que conformarse con el daño realizado en los primeros cuarenta y cinco minutos. Los Tigres aceptaron la derrota por dos goles a cero y esperaron pacientemente a que el árbitro decretara el fin del encuentro, con el firme objetivo de dejar que todo se decidiera en el Estadio Universitario. El marcador se mantuvo intacto.

15 de diciembre del 2001Estadio Universitario

La ventaja de dos goles obtenida por el Pachuca en el juego de ida no alcanzó a mermar el entusiasmo y alegría de los aficionados norteños,  quienes hicieron una entrada impresionante en el “Volcán”. El marcador parcial no parecía ser un obstáculo insalvable para los Tigres; a fin de cuentas, se trataba de un equipo con grandes actuaciones como local.

Ricardo Ferreti decidió enviar como sus once fichas iniciales a Oscar Dautt, Sindey Balderas, David Oteo, Claudio Suárez, Javier Saavedra, Joaquín del Olmo, Marcelo “Flecha” Domíngues, Antonio Sancho, Jorge Santillana, Jesús Olalde y Carlos Ochoa. Alfredo Tena, por su parte, confió en Miguel Calero, Alberto Rodríguez, Manuel Vidrio, Gabriel de Anda, Marco Sánchez Yacuta, Alfonso Sosa, Gabriel Caballero, Marco Garcés, Andrés Chitiva,  Walter Silvani y Sergio Santana.

Desde el primer minuto, los Tigres mostraron un ataque furioso e insistente sobre los Tuzos; los jugadores felinos se notaban decididos a obtener el título y a vencer cualquier adversidad que pudiera presentarse. Los felinos atacaban por todos los rincones del terreno de juego, agobiaban a sus adversarias con jugadas riesgosas y de calidad. A los diecinueve minutos, el “Volcán hizo erupción, en lo que fue una explosión originada por la anotación de Jesús Olalde, poniendo a su escuadra a tan sólo un gol de emparejar el marcador global. En los minutos siguientes, la presión fue insistente y todo hacía indicar que se trataba de una cuestión de tiempo para que los pupilos de Ferreti volvieran a hacerse presentes en el marcador. Sin embargo, Miguel Calero y compañía se encargaron de cerrar la puerta y de impedir que, al menos en la primera mitad, se moviera el tanteador. Felipe Ramos Rizo decretó el fin de la mitad inicial.

A los cinco minutos de la parte complementaria, Alfredo Tena ordenó el ingreso de Israel Velásquez, con la firme intención de brindar mayor seguridad y protección en la retaguardia. La modificación tuvo una utilidad bastante limitada, pues el empuje de los Tigres siguió siendo asfixiante y cada vez más peligroso. El arco de Calero fue acechado con insistencia, pero el arquero colombiano se mostraba como un verdadero gigante, decidido a impedir que el título se fuera de las manos. La posibilidad de que el Pachuca le hiciera daño a la portería de Oscar Dautt era prácticamente impensable, pues su función principal se limitaba a defender con los once hombres. Sin embargo, lo menos previsible sucedió: el “Cuqui” Silvani tomó un balón despejado por Marco Antonio Sánchez Yacuta, dio unos cuantos pasos y desde ahí, desde la mediacancha, efectuó un disparo que incrustó el esférico en el arco norteño. Los Tigres siguieron luchando pero la historia había llegado a su fin. ¡Pachuca, campeón del invierno 2001!

Es así como culmina el antecedente más importante de los enfrentamientos entre ambos equipos.

En estos días, se estará escribiendo una nueva historia, la cual contará con una buena parte del reparto que participó en el relato anterior, pero nada nos garantiza que el final sea el mismo. La pregunta sigue en el aire: ¿Se repetirá la historia?

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×