La debacle teutona, Oliver Kahn o “los espero en el camión”

Alemania es sede del próximo Mundial, lo que, aunado a su historia y nivel futbolístico, deberían ubicarlo como favorito inmediato para convertirse en el próximo Campeón del Mundo.
 Alemania es sede del próximo Mundial, lo que, aunado a su historia y nivel futbolístico, deberían ubicarlo como favorito inmediato para convertirse en el próximo Campeón del Mundo.

Walter González | MEDIOTIEMPO29 de Abril de 2004

Alemania es sede del próximo Mundial, lo que, aunado a su historia y nivel futbolístico, deberían ubicarlo como favorito inmediato para convertirse en el próximo Campeón del Mundo.

No se puede negar que Francia, después de no haber ido al Mundial de 1994, encontró en el hecho de haber sido designado como la próxima sede de la justa mundialista, el apoyo necesario para dar un giro rotundo, llegar a semifinales de la Euro 1996, ganar el Mundial 1998 en su tierra y llevarse la Euro 2000, estableciéndose como el equipo a vencer hasta el Mundial de 2002, en el que sufrieron un extraño derrumbe. Pese a esto, los galos siguen siendo considerados por muchos como la mejor selección del orbe.

Ahora, los teutones tendrían que aprovechar todas las ventajas logísticas, de apoyo económico, construcción de estadios y patrocinios mundiales, para ser el equipo a vencer en la Eurocopa 2004 de Portugal, en la Copa Confederaciones que se llevará a cabo en su tierra, y en todo torneo que se les ponga enfrente y, obviamente, en cualquier partido amistoso.

Sin embargo, lo que está sucediendo no tiene nada que ver con esto; resulta que la Selección Alemana, a 44 días del arranque del máximo torneo del viejo continente, acaba de sufrir una estrepitosa goleada, recibiendo un 5-1 de parte de Rumania en Bucarest.

EL OCASO

El equipo alemán ha sido comandado desde hace muchos años por Oliver Kahn, ese bravo guardavallas que, en los últimos dos mundiales, ha sido el prototipo del coraje y la competitividad, llegando incluso a excesos reglamentarios. Sin embargo, parece que ha llegado la hora de renovar, la hora de buscar otro símbolo y, sobretodo, otro guardameta.

Con los antecedentes de dos errores de Kahn ante millones de personas, el primero en la final del Mundial 2002 y que se convirtió en la puerta para la victoria de Brasil, y el segundo en la Champions League cuando se comió un gol increíble de Roberto Carlos, imaginen el siguiente escenario:

Bucarest, partido amistoso Rumania-AlemaniaPrimer tiempoMinuto 21, 1-0, gol de Plesan al portero Oliver Kahn.Minuto 23’, 2-0, gol de Rat al portero Oliver Kahn.Minuto 35’, 3-0, gol de Dancielescu al portero Oiver Kahn.Minuto 43’, 4-0, gol de Dancielescu al portero Oliver Kahn.

Al medio tiempo, Oliver Kahn se acercó a Rudi Völler para decirle que ya no quería jugar la segunda parte, se metió a bañar y, en lugar de ir a ver el partido, se fue al camión a oír música. El entrenador, al saber esto, mandó llamar al guardameta para que acatara las reglas de disciplina y sentido común que lo obligaban a terminar de ver el juego, por lo que, Kahn regresó para ver la segunda mitad en una esquina del campo.

En la segunda parte hubo un gol por bando, para sellar una estrepitosa goleada 5-1.

Es un hecho que la defensa teutona tuvo gran culpa de que cayeran 4 goles en la primera mitad, es cierto que el equipo alemán en general fue un desastre, pero también es cierto que Oliver Kahn ya no tiene las habilidades físicas y técnicas que lo llevaron a ser el mejor del mundo y, además, tiene muchísimos problemas en el vestuario, donde ha establecido una muralla que lo convierte en intocable.

“Ha sido una catástrofe… Creí estar en un matadero” expresó Kahn al final del partido, justificando además su actitud al abandonar a sus compañeros e irse al camión, “Tenía que relajarme 15 minutos, estaba muy nervioso”.

Hacía más de 90 años que Alemania no recibía 4 goles en 45 minutos, esto ocurrió por última vez en 1913 cuando perdió 2-6 contra Bélgica, aunque la goleada más reciente de los germanos fue en Septiembre de 2001, durante las eliminatorias para el Mundial de Corea-Japón, cuando cayeron 1-5 ante Inglaterra.

Rudi Völler dijo al terminar el partido, “con la alineación que jugamos hoy, no volveremos a disputar un partido”, al tiempo que el “Kaiser” Franz Beckenbauer, líder moral del futbol alemán y Presidente del Comité Organizador del Mundial de Alemania 2006, expresó su malestar ante el resultado recomendando a su representativo, “que si juega así, es preferible no viajar a Portugal”.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×