¡La locura! Se agotó la preventa en La Cantera, el jueves venta...

En relativa calma culminó esta tarde la venta de boletos para el partido final del futbol mexicano entre Pumas de la UNAM y Guadalajara, que se efectuó en la Cantera, donde luego de la...
 En relativa calma culminó esta tarde la venta de boletos para el partido final del futbol mexicano entre Pumas de la UNAM y Guadalajara, que se efectuó en la Cantera, donde luego de la desorganización que hubo por momentos debido a la gran canti

MEDIOTIEMPO | Agencias8 de Junio de 2004

En relativa calma culminó esta tarde la venta de boletos para el partido final del futbol mexicano entre Pumas de la UNAM y Guadalajara, que se efectuó en la Cantera, donde luego de la desorganización que hubo por momentos debido a la gran cantidad de gente, todo llegó a buen término.

Después de que las puertas fueron abiertas por la mañana para la expedición de las entradas que estuvo a punto de terminar en gresca por la provocación de algunos revendedores que quisieron meterse a la fila, por la tarde todo era calma y los aficionados entraban en grupos de 30 lo que hizo más fluido el acceso y rápida la venta.

Algunos aficionados festejaban con "goyas" el haber sido de los privilegiados que lograron un boleto para el partido de vuelta entre ambos conjuntos en el Estadio Olímpico Universitario el próximo domingo al mediodía.

Sin embargo, antes tuvieron que esperar más de 48 horas bajo las inclemencias del tiempo para poder conseguir los papeles, además de las largas filas, las aglomeraciones, los conatos de bronca y a los molestos revendedores que incluso amenazaron a algunos aficionados.

Tal fue el caso de la pareja de amigos formada por el ex alumno de la UNAM, Rogelio Zaragoza y Laura Bocanegra, del CCH Naucalpan, quienes fueron amenazados por un par de revendedores por el hecho de haberlos denunciados que se habían colado en la fila.

Zaragoza y Bocanegra denunciaron el hecho a los elementos de seguridad de Cantera, quienes al enterarse de las amenazas, los escoltaron hasta la calle para meterlos a una patrulla la cual los llevó a un lugar seguro.

Mientras, en el interior los revendedores intentaban comprar boletos para ofrecerlos el día del partido, pero eran detectados por los elementos de seguridad y los desalojaban del inmueble a pesar de que volvían a colarse para adquirir los papeles.

Según cifras extraoficiales, fueron vendidas aproximadamente unas 35 mil entradas en las más de 11 horas que duraron abiertas las ventanillas de la Cantera, tres camiones habilitados para ese fin.El jueves se pondrán a la venta las localidades que quedan para el público en general a través de Ticket Master, al parecer por línea telefónica exclusivamente.

LOS REVENDEDORES, AL VERSE ANULADOS, QUISIERON PROVOCAR DESMANES

El director general de Seguridad Pública del gobierno capitalino, Raúl Flores, culpó a los revendedores del desorden generado en las afueras de La Cantera, donde fueron puestos a la venta los boletos para el duelo Pumas-Chivas, por la final del futbol mexicano.

El funcionario, explicó que al no contar con la contraseña del partido anterior entre Pumas y Cruz Azul ni con la credencial que los acreditara como estudiantes universitarios, esas personas provocaron el desorden entre los estudiantes.

Lo cierto es que el apoyo para los pocos uniformados que había en torno a los estudiantes tardó en llegar, pues los problemas se generaron desde muy temprano y hasta las 13:00 horas reinaba la desorganización frente a La Cantera y en las filas.

Fue hasta pasada esa hora cuando por fin llegaron al lugar varios camiones con mallas metálicas para controlar a los aficionados, cuya cooperación ayudó a restaurar el orden y la calma hasta el término de la venta de las entradas para el duelo del domingo.

A pesar del escaso número de elementos que había en la zona, sobre todo del agrupamiento femenil, el funcionario aseguró que en el operativo participaron unos 200 uniformados para mantener el "orden", pero éste se dio gracias a la cooperación de los estudiantes.

Aunque los revendedores eran denunciados por los aficionados de Pumas cuando aquéllos se metían en la fila, las autoridades nunca los detuvieron para remitirlos al juzgado cívico.

Por otra parte, Raúl Flores adelantó que para el partido de este domingo se pondrá un operativo especial para garantizar la seguridad de los asistentes al inmueble, además de que entablarán negociaciones con las porras para evitar desmanes.[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×