Chivas 1 - 1 Pumas

PASIÓN SIN LÍMITES

PASIÓN SIN LÍMITES

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco. Jueves 10 de junio del 2004 a las 20:45 hrs.

La serie que todos quisieran jugar ha llegado. Pumas y Chivas se enfrentarán en una lucha a muerte por definir al campeón del torneo de Clausura 2004. El camino fue largo: diecinueve cotejos de la fase regular, dos en cuartos de final y un par más en semifinales. Habiendo superado estos obstáculos de manera exitosa y valiente, ambos conjuntos están ubicados con toda justicia en la antesala del título, en la contienda que llenará de gloria al vencedor y condenará al rincón del olvido al perdedor. El futbol tiene fechas marcadas, esta es una de ellas.

El Guadalajara, por su parte, rompió los pronósticos adversos que se generaron a la llegada de Hans Westerhoff al timón y está a un paso de adelantar el proceso anunciado por Jorge Vergara respecto a la futura colocación del Rebaño como el mejor equipo de México. La combinación de publicidad y mercadotecnia con un futbol efectivo y ganador ha resultado benéfica para el resurgimiento de la pasión rojiblanca. Podrán gustar o no los mecanismos utilizados por Vergara; lo único cierto es que la afición por las Chivas recuperó la alegría y emoción de épocas pasadas.

La entidad jalisciense tiene como principal mérito el haber encontrado un equilibrio entre juventud y experiencia. La experiencia es aportada por jugadores como Oswaldo Sánchez, líder indiscutible, Ramón Ramírez, Ramón Morales y Juan Francisco Palencia, entre otros; mientras que la juventud es liderada por  Omar Bravo y Francisco Javier Rodríguez.

Dentro de lo criticable en el funcionamiento del Guadalajara encontramos el hecho que consiste en que su portero haya sido la principal figura. Es cierto que un arquero es pieza fundamental, pero cuando se convierte en el principal protagonista significa que algo está fallando en el sector bajo, pues el ataque de los rivales llega hasta la última línea. De hecho, Oswaldo volvió a ser el héroe rojiblanco al haber atajado el penal del Toluca, mismo que hubiera puesto a los del Rebaño contra la pared en la eliminatoria semifinal.

El resultado del partido de ida será, sin duda, un buen parámetro para medir las posibilidades de la escuadra dirigida por Westerhoff. Para su buena fortuna contarán con plantel completa, a excepción de Johnny García, quien está en duda para el cotejo del jueves debido a una rotura de fibras musculares.

Tras trece años de ausencia, los Pumas regresan a la disputa por el cetro del balompié nacional. Tuvieron que pasar cuatro años para que el equipo dirigido por Hugo Sánchez pudiera acceder a la instancia final. En tres ocasiones anteriores, el equipo universitario acarició el boleto a la gran final, pero fueron derrotados el mismo número de veces. La madurez adquirida por los integrantes del Pedregal a lo largo de estos años resultó de utilidad para madurar y consolidarse como una entidad que posee mística ganadora y plena identificación con la ideología futbolística manejada por su estratega. 

La correcta labor de conjunto que se ha venido dando en el seno de la escuadra estudiantil no se limita al cuerpo técnico y a los futbolistas. La directiva también tuvo su grado de participación al darle continuidad al plantel y al acertar en la contratación de refuerzos extranjeros, mismos que vinieron a fortalecer la ya de por sí sólida estructura felina.

Después de sufrir más de lo esperado ante Cruz Azul, los Pumas se preparan para coronar una etapa repleta de éxitos inconclusos, de satisfacciones que no llegaron a su punto culminante. Hugo y sus jugadores deben entender que el presente podría ser su último llamado para saborear las mieles del triunfo. Les restan sólo ciento ochenta minutos para lograrlo. Tan cerca y tan lejos…

Los problemas de lesión sufridos por Francisco Fonseca y Bruno Marioni han ensombrecido el despejado ambiente universitario. Mientras los médicos trabajan a su máxima capacidad con el fin de lograr ponerlos en condiciones de jugar, elementos como Íñiguez y Botero se reportan listos para ser parte de la guerra que se avecina.

El partido luce equilibrado y con opciones para ambos contendientes. Se espera un enfrentamiento dinámico y disputado. El Guadalajara saldrá con la obligación de obtener un resultado que le permita enfrentar con mayor tranquilidad el juego de vuelta, mientras que los universitarios tratarán de utilizar un esquema similar al que manejaron en el estadio Azul.

Creemos en el empate.[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×