La desorganización impera en la justa continental

Mauricio Cabrera

Mauricio CabreraEnviado EspecialLima, Perú 6 de julio de 2004El caos se apodera de la Copa América.  A unas cuantas horas de que se dé la patada inicial del torneo a nivel de selecciones más añejo del mundo, la desorganización y la falta de entendimiento entre los anfitriones han provocado cualquier tipo de dificultades para los medios de comunicación que estarán cubriendo el evento.

En un principio, se había anunciado que las acreditaciones comenzarían a repartirse a partir de las nueve de la mañana. Sin embargo, y de manera reprobable, la encargada de cumplir con dichas funciones no se presentó sino hasta las nueve horas con treinta minutos, generando el fastidio de la prensa internacional.  Pero las problemáticas no pararon ahí. Varios reporteros que habían completado su proceso de acreditación por medio de internet tuvieron que volver a realizar el trámite, pues el sistema no los tenía en el registro.

Una vez que se culminó con el proceso antes mencionado, era momento de dirigirse al centro de prensa para recibir las entradas a la jornada del día de hoy, en Lima. Aquí, las discusiones subieron de tono. Mientras que a algunos les daban entradas para la jornada inaugural y la del viernes, a otros les entregaban un par de boletos para la misma fecha. Términos como el de “técnico de fotógrafos” no existían en el cerebro de los anfitriones, situación que suscitó la cólera inmediata de David Leah, director de Mexsport, quien no dejaba de sonreír ante la poca capacidad de los ahí presentes. Estas son tan sólo algunas de las quejas suscitadas en un par de horas. Estamos seguros de que habrá muchas más.

Por el bien de la Copa América y de todo el pueblo peruano, esperamos que  las inconformidades se transformen en alegría y agradecimiento. El futbol y la hospitalaria población inca se lo merecen.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×