Del cielo al infierno

 Después de haber figurado como una de las mayores promesas del balompié regiomontano y nacional, a sus 26 años de edad, el delantero Antonio de Nigris ahora se encuentra sin equipo y vive el otro...
  Después de haber figurado como una de las mayores promesas del balompié regiomontano y nacional, a sus 26 años de edad, el delantero Antonio de Nigris ahora se encuentra sin equipo y vive el otro lado de la moneda.

Gisselle González | MEDIOTIEMPO4 de agosto de 2004

 Después de haber figurado como una de las mayores promesas del balompié regiomontano y nacional, a sus 26 años de edad, el delantero Antonio de Nigris ahora se encuentra sin equipo y vive el otro lado de la moneda.

El ex jugador de Rayados tuvo un rápido ascenso tras ser descubierto por Francisco Avilán en la Primera A; Benito Floro le dio la oportunidad en Primera División y llegó hasta la Selección Nacional, pero tras una arriesgada aventura por el balompié español, "Toño" regresó a una realidad muy distinta a la que dejó.

Tal parece que la carrera futbolística del atacante regiomontano fue mal encausada o contó con un mal asesoramiento, ya que después de brillar en sus primeras temporadas como profesional, ahora De Nigris no tiene equipo en la Primera División y está a la espera de una nueva oportunidad.

Como si se tratara de un sueño hecho realidad, el delantero albiazul debutó en el máximo circuito a los 20 años de edad gracias a la confianza que le tuvo el técnico español Benito Floro.

Con el ibérico como su guía, De Nigris marcó un total de 32 anotaciones del Verano 2000 al Apertura 2002, cuando fue traspasado al América por petición del entonces técnico de las Águilas, Manuel Lapuente.

Ya con Salvador Maestro como representante y después que Floro volvió a dirigir en la Primera División de España tras firmar con el Villarreal, un nuevo mundo se le abrió al delantero.

Con aval de la directiva rayada, ya presidida por Jorge Urdiales, "Toño" fue cedido en febrero del 2002 al llamado "Submarino Amarillo", donde se reuniría con su antiguo mentor.

Para sorpresa de la prensa española, y del propio jugador, De Nigris debutó en el balompié ibérico haciendo un gol que significó la victoria de 2-1 sobre el Rayo Vallecano. Pero con el paso del tiempo sus actuaciones se fueron haciendo esporádicas y poco exitosas, situación que propició que el  equipo español decidiera no hacer válida la opción de compra del futbolista.

La determinación y deseos del atacante regiomontano por no abandonar el continente europeo lo llevaron a enfrentarse con la directiva rayada, que ya lo había acomodado en Puebla.

El 25 de julio del 2003 el regiomontano firmó con el Polideportivo Ejido de la Segunda División. Un problema de pubalgia y la poca identificación con sus compañeros, impidieron que De Nigris tuviera un buen torneo. El regiomontano terminó esa campaña solamente con dos goles.

A su regreso a México los problemas aumentaron para el delantero, quien decidió tomarse 15 días de descanso antes de definir su futuro. Parecía listo el regreso del delantero al futbol nacional con Santos, pero por considerarse una transacción fuera del periodo adecuado, De Nigris se quedó sin equipo.

Finalmente, y tras vivir momentos de incertidumbre, Antonio fue condenado a jugar con las Cobras de Ciudad Juárez en la división de ascenso. Es así como la que fuera una de las promesas más importantes del balompié nacional pasó del cielo al infierno. [mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×