Toluca 0 - 1 América

TERROR EN EL INFIERNO

TERROR EN EL INFIERNO

Mauricio Cabrera MEDIOTIEMPOEstadio Nemesio Díez. Sábado 30 de octubre de 2004 a las 15:00 hrs

Las condiciones están dadas para que se viva un sábado de miedo sobre la cancha del Nemesio Díez. La cabalística jornada trece, la inminente llegada del tradicional día de muertos y visitar la casa de los Diablos Rojos del Toluca ilustran de manera clara y un tanto cómica la situación por la que atraviesan las Águilas, que no tuvieron que esperar los comienzos de noviembre para vivir una pesadilla que difícilmente podrán olvidar.  Con todos los factores en contra y frente a un equipo que si se lo propone resulta mortal, el América intentará deshacerse de la pesada losa de presión que carga sobre las espaldas y aclarar un poco el panorama en el mismísimo infierno. ¡Vaya misión la del equipo de Carrillo!

El cuadro rojo ha tenido una campaña irregular. Ciertas desatenciones en el sector bajo y algunos fallos en el ataque han impedido que la institución escarlata alcance la regularidad de torneos anteriores, sin embargo, el peso de sus individualidades y las victorias obtenidas en los momentos adecuados han bastado para que se encuentra en zona de clasificación y peleando palmo a palmo el liderato de su grupo, que es comandado con el mismo número de unidades pero con mejor diferencia de goles, por el Atlas. En su más reciente presentación, la escuadra mexiquense acercó el alma de los Dorados al averno al visitar Sinaloa y derrotarlos por un gol a cero, con anotación del incansable José Saturnino Cardozo.

Frente a los emplumados, el conjunto escarlata suele tener buenas actuaciones, especialmente cuando juega en casa, donde le han endilgado a su rival humillaciones y goleadas de antología, siendo la más recordada la acontecida en el Apertura 2003, certamen en el que la entidad capitalina, dirigida por el holandés Leo Beenhakker, fue derrotada por seis goles a cero. Simple estadística o no, lo cierto es que los artilleros del Toluca acostumbran rendir al máximo cuando se enfrentan a los de color amarillo y azul. Esperan que esta no sea la excepción.

Mucha tinta se ha gastado en el intento de esclarecer la crisis por la que atraviesa el América, una buena cantidad de papel ha sido utilizado para ofrecer una perspectiva de la dolorosa y penosa realidad que vive uno de los otrora grandes del futbol mexicano y un ingente número de golpeteos han sido dados al teclado en la lucha por ofrecer la perspectiva más profunda y objetiva acerca del fulminante virus que invade el nido de Coapa. Se han encontrado diversos culpables: directivos, cuerpo técnico, jugadores, e incluso aficionados, no obstante, la verdadera solución a los problemas que hoy parecen imposibles de resolver se halla en los fundamentos originales del club, en los ideales que en la actualidad están sumergidos entre diversas capas compuestas por elementos contaminantes. Las de soberbia y prepotencia son sólo algunas de ellas. El arribo de Mario Carrillo no fue suficiente para corregir un vuelo que al parecer estaba completamente perdido desde el inicio del Apertura 2004. Contrataciones erróneas, la designación de un técnico carente de éxitos en su faceta como estratega y el irregular desempeño de elementos redituables en anteriores certámenes son elementos que se juntaron para crear el verdadero caos americanista, del que ni Carrillo ni nadie ha podido librarse. Lo más sano para la entidad azulcrema es aprovechar estos compromisos para pensar en el futuro y replantearse objetivos. Las posibilidades que tiene de acceder a la batalla final por el título son mínimas y están más fundamentadas en la esperanza que en la triste realidad que están viviendo.

El enfrentamiento es sumamente atractivo. En la teoría, el Toluca es un conjunto mucho más trabajado y con mayor acoplamiento entre líneas, aunque la urgencia de los capitalinos por sumar unidades hará que salgan a darlo todo en el Nemesio Díez.

Creemos en la victoria del América.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×