El Tri y la celebración de un enfrentamiento sin sentido

El futbol vuelve a inmolarse en beneficio de los intereses económicos. En un momento en el que la mayor parte de los equipos del balompié mexicano están luchando incansablemente por un lugar en...
El futbol vuelve a inmolarse en beneficio de los intereses económicos. En un momento en el que la mayor parte de los equipos del balompié mexicano están luchando incansablemente por un lugar en las instancias finales del Apertura 2004, una contienda de ca
 El futbol vuelve a inmolarse en beneficio de los intereses económicos. En un momento en el que la mayor parte de los equipos del balompié mexicano están luchando incansablemente por un lugar en las instancias finales del Apertura 2004, una contienda de ca

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Alamodome. Miércoles 10 de noviembre de 2004 a las 20:00 hrs (Hora Local)

El futbol vuelve a inmolarse en beneficio de los intereses económicos. En un momento en el que la mayor parte de los equipos del balompié mexicano están luchando incansablemente por un lugar en las instancias finales del Apertura 2004, una contienda de carácter amistoso ante Guatemala no resulta deseable, especialmente cuando enfrente se tendrá a un contrincante inferior y que dejará escasas enseñanzas para el futuro. Se entiende que el deporte de la patada está convertido en un extraordinario negocio, sin embargo, los máximos dirigentes de la Femexfut están obligados a encontrar un mecanismo que posibilite un beneficio tanto para la parte netamente futbolística como para la monetaria. Mientras tanto, el tricolor vuelve a entrar en acción con muy poco que ganar y mucho que perder.

La pésima planeación de partidos para la selección mexicana volvió a generar serias consecuencias: las instituciones reclaman a sus jugadores y Lavolpe lanza otra más de sus acostumbradas amenazas, que de tan recurrentes han perdido cualquier tipo de credibilidad. Razón no le falta al estratega nacional, pues el duelo ante los chapines, además de imposibilitar el correcto trabajo del conjunto que dirige,  da pié a que se presente un distanciamiento innecesario entre aquellos que proveen la materia prima y el cuadro verde, que depende directamente de las entidades del máximo circuito para integrar una representación de nivel; no obstante, las quejas del timonel azteca carecen de validez, y en vez de lucir como una seria advertencia se toman como palabras que se esfumarán con el tiempo.

Frente a los pupilos del “Primitivo” Madariaga, el conjunto tricolor inicia una serie de tres confrontaciones (los dos posteriores contra Saint Kitts) ante rivales de ínfima calidad. Dejando de lado las circunstancias que rodean este encuentro, México está obligado a imponerse a los centroamericanos, aunque para ello el aparato ofensivo tendrá que ser paciente y aguardar alguna falla de la retaguardia enemiga, que tiene asegurada su participación en el hexagonal que definirá a los representantes de la Concacaf en la Copa Mundial Alemania 2006.

El combinado guatemalteco asume el compromiso con seriedad y viajó a tierra estadounidense con sus mejores elementos. La única baja importante es la de Maynor Dávila, quien quedó fuera del proceso por tener algunas actitudes antideportivas de acuerdo a lo expresado por el técnico de nacionalidad hondureña.

El cotejo luce parejo. El equipo de Ricardo Lavolpe tendrá que emplearse a fondo para derrotar a un conjunto que está motivado tras haber asegurado su permanencia en la lucha por acceder a la máxima justa futbolística a nivel mundial. Las individualidades de los nuestros deben y pueden marcar la diferencia.

Creemos en la victoria de México.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×