América 2 - 1 Cruz Azul

AMÉRICA Y SU ÚLTIMO SUSPIRO

AMÉRICA Y SU ÚLTIMO SUSPIRO

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca. Sábado 13 de noviembre de 2004 a las 15:00 hrs.

Reaccionaron, no les alcanzó para acceder a la fiesta grande del balompié nacional. Las Águilas quedaron oficialmente eliminadas con el empate entre Pumas y Morelia que se dio la noche de este Virenes. Ahora, ya por mero trámite, enfrentará a otro equipo que tendría que estar peleando las posiciones de privilegio: el Cruz Azul, que durante buena parte del corriente certamen estuvo sumergido en lo más profundo de la tabla general. Ambos han tenido un desempeño en verdad mediocre, pero hasta el jueves existía una diferencia radical entre celestes y emplumados, y es que los segundos aun tienían una mínima esperanza de clasificar, mientras que los primeros estába completamente eliminados, ahora, ya ninguno tiene posibilidades matemáticas y el duelo en el Azteca será sólo buscando que la pésima temporada de estas carísimas escuadras tenga algo rescatable.

El equipo de Mario Carrillo superó la profunda crisis en la que estuvo inmerso. Cuatro cotejos sin conocer la derrota llevaron confianza y tranquilidad a una institución que requiere de un entorno adecuado para trabajar y pensar en el futuro, que, bien planeado, puede ser mucho más promisorio que el presente. La entidad azulcrema se aferraba a las matemáticas para sentirse con vida en el torneo, aunque para acceder a la siguiente ronda no dependía únicamente de sus resultados, pues Morelia y Pumas acabaron liquidando su esperanza aun antes de que los cremas pisaran la cancha. El Cuerpo Técnico de dicho conjunto tiene que estar consciente de la imperiosa necesidad de reforzar el sector ofensivo, ya que su productividad ha sido prácticamente nula, pese a contar con elementos de la talla de Reinaldo Navia y Claudio “Piojo” López.

La Máquina, ya sin mucho que ganar y muy poco que perder, enfrenta la jornada dieciséis con la firme intención de convertirse en el verdugo del rival en turno y, de paso, mejorar su posición en la tabla de cocientes, aspecto al que le tiene que poner la mayor de las atenciones si es que no quiere correr el riesgo de sufrir la deshonra más grande en toda su historia. Bajo el mando de José Luis Saldívar, los cementeros han cosechado un triunfo, tres empates y una derrota. Con estos números queda claro que el cambio de timón no bastó para corregir el camino, no obstante, el conjunto luce más equilibrado y la explosividad de sus artilleros ha reaparecido, siendo el principal punto pendiente el acabar de una vez por todas con las innumerables fallas en la retaguardia. Por algo son la peor defensiva del torneo con treinta y cinco anotaciones recibidas en quince enfrentamientos, un promedio de 2.333 goles por partido disputado. Así no se puede aspirar a nada importante.

El duelo luce extremadamente parejo, podría ser bastante bueno por el simple hecho de que cobrará importancia por el partido en sí, ya sin nada que pelear en la temporada. No cabe duda, el tiempo discurre y los paradigmas futbolísticos se modifican.

Creemos en la victoria del Cruz Azul.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×