Está asegurado, el campeón contará con la bendición guadalupana

Una vez que se esfumó la posibilidad del repechaje en la fiesta grande del Apertura 2004, los equipos invitados a la batalla final por el título reciben con beneplácito el  saber que a más tardar...
Una vez que se esfumó la posibilidad del repechaje en la fiesta grande del Apertura 2004, los equipos invitados a la batalla final por el título reciben con beneplácito el  saber que a más tardar el doce de diciembre estarán listos para irse de vacac
 Una vez que se esfumó la posibilidad del repechaje en la fiesta grande del Apertura 2004, los equipos invitados a la batalla final por el título reciben con beneplácito el  saber que a más tardar el doce de diciembre estarán listos para irse de vacac

MEDIOTIEMPO | Redacción14 de noviembre de 2004

Una vez que se esfumó la posibilidad del repechaje en la fiesta grande del Apertura 2004, los equipos invitados a la batalla final por el título reciben con beneplácito el  saber que a más tardar el doce de diciembre estarán listos para irse de vacaciones y disfrutar de unos días sumamente valiosos para pensar en el próximo certamen, aunque sólo uno gozará del incomparable sabor de la victoria, ese que permanece en el paladar hasta que comienza una nueva contienda.

De acuerdo a lo estipulado por el reglamento de competencia vigente, en caso de no existir necesidad de efectuar una eliminatoria de repesca, la liguilla iniciará en los días siguientes a la celebración del último cotejo de la fase regular, por lo que está completamente asegurado que el campeón del balompié azteca será más guadalupano que nunca. El reglamento de competencia dice al calce: En caso de que no haya partido o partidos de Recalificación, los partidos de Cuartos de Final se jugaran inmediatamente después de terminar el ultimo partido de la Fase de Calificación.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×