Cruz Azul 1 - 0 Santos

ÚLTIMO CAPÍTULO DE LA PESADILLA CELESTE

ÚLTIMO CAPÍTULO DE LA PESADILLA CELESTE

Mauricio Cabrera MEDIOTIEMPOEstadio Azul. Sábado 20 de noviembre de 2004 a las 17:00 hrs.

El ferrocarril cementero se prepara para hacer su última parada en el Apertura 2004, un certamen que trajo consigo cualquier cantidad de tropiezos y problemáticas internas, mismas que terminaron explotando hace algunos días con las polémicas declaraciones del ariete argentino Marcelo Delgado, quien arremetió contra la mayor parte de sus compañeros y amenazó con abandonar la entidad si la directiva no toma cartas en el asunto para solucionar, de una vez por todas, la crisis que se ha expandido como un cáncer incontrolable en el cuerpo azul. Lo anterior no más que la consecuencia lógica de una campaña completamente desastrosa, carente de alegrías y repleta de tensión. La Máquina ha arrastrado su prestigio en los años recientes, pero ya no podrá darse ese lujo, pues el fantasma del descenso comienza a tener presencia física en el paradigma de la Noria.

De acuerdo a la serie de resultados obtenidos tras su llegada, la continuidad de José Luis Saldívar en el timón cooperativista está en inminente peligro. El hoy estratega cruzazulino tomó las riendas del equipo en la onceava jornada, cuando su escuadra fue derrotada por los imponentes Tiburones Rojos del Veracruz. La añorada mejoría nunca se confirmó: un triunfo, tres empates, y dos derrotas (incluida la sufrida ante los jarochos) dejan en evidencia que el remedio resultó prácticamente igual que la enfermedad. Dirigir todas las culpas al banquillo no resulta en absoluto congruente, sin embargo, para enderezar el rumbo de una institución que atraviesa por un cúmulo de situaciones adversas hace falta un hombre que muestre carácter y personalidad, elementos de los que careció el sucesor de Luis Fernando Tena.

En la entidad capitalina se respiran aires de cambio. Los dirigentes tendrán que aprovechar las modificaciones que permite el reglamento, y antes de pensar en la consecución del título estarán ocupados en mejorar su porcentaje, que es tan vergonzoso como su paupérrimo presente. En los próximos días, la estructura del Cruz Azul sufrirá una auténtica revolución, mientras tanto, no tiene más opción que ponerle un buen final a una trama realmente abyecta.

En la Comarca, también se despiden del año con un costal de fracasos y desilusiones sobre las espaldas. Como era de esperarse, las diversas complicaciones administrativas terminaron afectando el funcionamiento colectivo de la entidad lagunera, siendo una de las principales causas de la salida de quien fuera su estandarte durante la época actual, Jared Borgetti. La afición luce desencantando, el “Yayo” de la Torre sufre enormidades para ser aceptado por la tribuna y la directiva hace enormes esfuerzos para reconstruir el protagonismo y la presencia que había alcanzado el cuadro de Torreón en años recientes, en los que, incluso, fue considerado como uno de los equipos más consistentes en el balompié nacional.

La contienda luce sumamente equilibrada. Ambos contendientes podrán brindarse al máximo y buscarán concluir con una digna despedida, aunque ya nada podrá borrar el fracaso que llevarán tatuado sobre las espaldas hasta que el futbol les otorgue el siempre invaluable derecho de la revancha.

Creemos en el empate.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×