Veracruz 0 - 2 Jaguares

VERACRUZ CELEBRA EL LIDERATO GENERAL

VERACRUZ CELEBRA EL LIDERATO GENERAL

Mauricio González MEDIOTIEMPOEstadio Luis “Pirata” Fuente. Domingo 21 de noviembre de 2004 a las 12:00 hrs.

Los Tiburones Rojos se pasean triunfantes por su territorio. Presumiendo una posición que ya nadie podrá quitarles y esperando cerrar con broche de oro una campaña inolvidable, los escualos se preparan a conciencia para encarar la fiesta grande del balompié nacional, aunque antes tendrán que medirse ante los alicaídos Jaguares de Chiapas, que, curiosamente, vivieron una situación similar a la de su rival en turno el torneo anterior, cuando dominaron de punta a punta la fase regular, pero decepcionaron en las instancias definitivas. Gran parte de las reservas en torno a la posibilidad de que el conjunto jarocho se levante con el título se basan precisamente en el recuerdo del pasado reciente, en el que la gran mayoría de los equipos que dominaron de punta a punta el certamen en la etapa clasificatoria termina desmoronándose en los enfrentamientos a eliminación directa. Los veracruzanos se niegan a creer en esa costumbre que se ha convertido prácticamente en una norma y esperan demostrarlo sobre el rectángulo verde. Que así sea…

La condición de local fue un sinónimo de triunfo para los pupilos de Wilson Graneolatti a lo largo del Apertura 2004, pues obtuvieron ocho triunfos en igual número de cotejos disputados. En cambio, su desempeño como visitante, sin llegar a ser del todo negativo, no alcanzó los mismos niveles de brillantez, especialmente tras la humillante derrota sufrida ante los Tigres. Queda claro que si los porteños aspiran a erigirse como los nuevos monarcas del balompié azteca tendrán que encontrar el equilibrio requerido para mantener el nivel tanto dentro como fuera de casa; la otra opción sería apostarlo todo al enfrentamiento en terreno propio, elección que engendraría más riesgos que certezas.

Para muchos, el estilo de juego de la escuadra jarocha es poco espectacular y sumamente conservador, sin embargo, nadie puede negarle un reconocimiento a Graneolatti, quien supo hallar la mezcla perfecta entre la contundencia y la aplicación defensiva, misma que, quiérase o no, se requiere para no ser uno más de los que afirman: “jugamos como nunca y perdimos como siempre”. En la liguilla, el manejo de partido es sumamente importante, y, en este sentido, parece que los amos del Luis “Pirata” Fuente no tendrán problema, aunque en la verdadera prueba de fuego es donde se podrán medir sus alcances.

Los chiapanecos cierran un episodio triste y desesperanzador en su corta historia en el máximo circuito. La ilusión de mantener el nivel mostrado en el Clausura 2004 se esfumó al ritmo de los tropiezos y el mal funcionamiento colectivo. La ausencia en el ataque de Sebastiao Pereira dejó un hueco que ninguno de los refuerzos pudo llenar satisfactoriamente, lo que, aunado a las diversas lesiones sufridas por algunos elementos de importancia, originó que los felinos pasaran de la cúspide a los escalones más bajos del balompié azteca.

En la teoría, el cuadro anfitrión saldría como amplio favorito, sin embargo, no sería raro que los excesos de confianza aparezcan y que los intrusos se roben cuando menos la unidad.

Creemos en el empate.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×