Previo Pumas-Veracruz... Los Tiburones quieren acabar con el campeón

El futbol no permitió que hubiera espacio para los dos en las semifinales. El monarca del Clausura 2004 deberá jugarse la vida ante la mejor escuadra del presente certamen, los Tiburones Rojos del...
 El futbol no permitió que hubiera espacio para los dos en las semifinales. El monarca del Clausura 2004 deberá jugarse la vida ante la mejor escuadra del presente certamen, los Tiburones Rojos del Veracruz, que con polémica incluida tratarán de demostrar

Mauricio Cabrera  |  MEDIOTIEMPOEstadio Olímpico. Miércoles 24 de noviembre de 2004 a las 21:00 hrs.

El futbol no permitió que hubiera espacio para los dos en las semifinales. El monarca del Clausura 2004 deberá jugarse la vida ante la mejor escuadra del presente certamen, los Tiburones Rojos del Veracruz, que con polémica incluida tratarán de demostrar que la actuación que tuvieron a lo largo de la campaña regular no fue flor de un día, sino que mantendrán el nivel y saldrán airosos de una instancia en la que el menor de los parpadeos puede significar la sentencia de muerte. Pumas nunca alcanzó el nivel que lo llevó a la consecución del título, pero la posibilidad de hacer historia podría hacer que la casta y el orgullo lo saquen a flote frente a un rival que tiene hambre de triunfo y que contará con la merecida ventaja de cerrar en casa, donde fue completamente invencible. Los pronósticos salen sobrando, ambos contendientes tendrán que confirmar sus fortalezas y vencer sus propias debilidades.

El ánimo en el conjunto universitario está por los suelos. La humillante derrota sufrida ante las Chivas Rayadas del Guadalajara puede incidir de forma negativa en el aspecto mental, y es que ni siquiera la ausencia de algunos elementos titulares debe servir para justificar un tropiezo severo y que habría terminado con un marcador aún más escandaloso si el conjunto rival hubiera aprovechado las innumerables ocasiones de gol que se le presentaron. Es aquí donde tiene que aparecer la figura de Hugo Sánchez para corregir el camino y levantar a un equipo que fundamenta sus posibilidades de revalidar la corona en el empuje implícito que le da el ser el campeón defensor, pero que siembra serias dudas con algunas de sus recientes actuaciones.

La oportunidad de hacer historia se respira en el Pedregal. Desde que se instauraron los torneos cortos, las instituciones que ostentan el cetro han sufrido enormidades en el torneo siguiente; los felinos no fueron la excepción, aunque alcanzaron a librar la etapa preliminar y están cerca de romper con un maleficio que tarde o temprano tendrá que terminar. El objetivo es en verdad complicado, el conjunto estudiantil debe tener plena conciencia de que sólo podrá alcanzarlo si es capaz de recuperar la constancia mostrada en el pasado reciente, evitar errores en la retaguardia y matar al rival en terreno propio. Jugarse el futuro en Veracruz luciría como un auténtico suicidio.

Los escualos regresan a lo que en realidad saben hacer bien. Las controversias a nivel directivo y la incomparecencia al partido ante los Jaguares de Chiapas tienen que quedar en el olvido para dar paso al cumplimiento de una meta largamente soñada por la parcialidad jarocha, esa que convierte el futbol en un carnaval plagado de alegrías y sonrisas. El cuadro veracruzano tiene argumentos de sobra para ser considerado como uno de los candidatos más serios al título, aunque el riesgo de sumarse a la lista de líderes generales que fracasan en el intento de confirmar su supremacía en las instancias finales está latente.

El liderazgo de Cuauhtémoc Blanco será el principal estandarte del equipo dirigido por Wilson Graneolatti en la batalla por llegar a la cúspide del balompié azteca. El habilidoso artillero tratará de conseguir lo que se le negó durante los años que estuvo en las Águilas del América, institución en la que fue un verdadero ídolo, pese a la ausencia de campeonatos. El “Tiburón” Blanco cuenta con el respaldo de un conjunto equilibrado y que suele manejar adecuadamente los tiempos psicológicos de las contiendas, un mérito que, sin duda, debe ser otorgado al cuerpo técnico.

El enfrentamiento luce sumamente parejo. Los universitarios están obligados a obtener un resultado que les permita manejar con mayor tranquilidad el partido de vuelta, en el que los jarochos tendrán absolutamente todo a su favor.ALINEACIONES PROBABLES: Pumas: 12 S. Bernal, 5  I. Castro, 4 D. Verón, 3 J. Beltrán, 6 G. Pineda, 16 G. Galindo, 7 L. Augusto, 21 J. Lozano, 11 J.L. López, 26 F. Fonseca y 9 J. Botero. D.T H. Sánchez

Veracruz: 50 J. Bernal, 6 J. Flores, 3 P. Quatrocci, 21 J.P. Santiago, 33 R. Briseño, 26 L. Ayala, 13 M. Hernández, 20 C. Giménez, 29  B. Luna, 7  W. Jiménez y 10 C. Blanco. D.T W. Graneolatti 

Creemos en la victoria de Pumas.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×