Atlante 2 - 4 Monterrey

EL ALUMNO QUIERE VOLVER A SUPERAR AL MAESTRO

EL ALUMNO QUIERE VOLVER A SUPERAR AL MAESTROMauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Azteca. Miércoles 1 de diciembre de 2004 a las 15:00 hrs.Muchos los dieron por muertos, y hoy, estando muy cerca del título, Potros y Rayados velan armas con miras a la confrontación que sostendrán en la búsqueda de un boleto a la gran final del balompié azteca. Equinos y regiomontanos fueron etiquetados como víctimas seguras antes de dar comienzo a la fiesta grande, sin embargo, ellos hicieron caso omiso de los pronósticos adversos y se prepararon a conciencia para explotar al máximo las virtudes que mostraron a lo largo de la campaña regular y disminuir los efectos de sus carencias, llegando a encontrar el equilibrio y la armonía que se requieren para soñar con la consecución de la corona, esa que está a unos cuantos pasos de distancia. Pese a que el enfrentamiento más importante entre ambas instituciones data de hace más de una década, cuando el Atlante se coronó frente a un estadio Tecnológico que lucía pletórico, el recuerdo está presente en la memoria de Miguel Herrera, quien formó parte de aquel equipo comandado por Ricardo Lavolpe. Seguramente, al “Piojo” le vendrá una ola de sentimientos encontrados; no debe ser fácil enfrentar a un cuadro que fue fundamental en su formación como jugador, estratega y, sobre todo, como persona, sin embargo, tendrá que aceptar los costos del profesionalismo y concentrarse en vencer a un fiel compañero y atento discípulo, el “Profe” José Guadalupe Cruz. En la quinceava fecha del certamen que discurre, el alumno superó por amplio margen al maestro, lo venció por siete goles a uno y exhibió las enormes debilidades de los norteños cuando tienen que abandonar su territorio. Queda claro que lo anterior no es más que un antecedente, mismo que carece de importancia en las instancias finales, como ya lo hemos podido comprobar en experiencias pasadas.La principal virtud del conjunto azulgrana en los cuartos de final consistió en serle fiel a su filosofía, de lo contrario, muy probablemente estaría fuera de la batalla por el campeonato y con un buen número de anotaciones recibidas. El Atlante comprendió perfectamente que renunciar a su estilo de juego implicaba un riesgo sumamente alto, se lanzó al ataque decididamente y preocupó a un equipo que está acostumbrado a todo, menos a ser agredido, pues proponer el partido teniendo enfrente a elementos de la talla de José Saturnino Cardozo y Vicente Sánchez es una osadía que prácticamente nadie se atreve a cometer, salvo los que confían y están convencidos de sus posibilidades. El Monterrey redujo al mínimo el valor de las estadísticas, se paró con personalidad en el Hidalgo y obtuvo un empate ampliamente merecido. Tras el juego de ida, en el que los norteños se fueron con apenas un tanto de ventaja, la situación parecía crítica, su desempeño en patio ajeno solía ser paupérrimo y el rival contaba con el innegable respaldo que da el contar con la madurez necesaria para vencer obstáculos como el que se le presentaba, sin embargo, el cuadro de Miguel Herrera salió airoso y pudo sentenciar la eliminatoria antes de tiempo, aunque también debe mencionarse que otorgó demasiadas libertades al frente y que, si la retaguardia continua cometiendo equivocaciones en el sector bajo, el adiós definitivo puede estar por llegar. El duelo será de poder a poder. Los locales buscarán concluir el cotejo de ida con una amplia diferencia en el marcador para realizar la visita sin presiones y con la posibilidad de manejar los tiempos psicológicos, mientras que los norteños deberán confirmar que lo realizado en la Bella Airosa no fue un espejismo y que aún fuera de casa son capaces de alcanzar resultados satisfactorios. [mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×