Monterrey 3 - 1 Atlante

LOS POTROS VAN A LA CONQUISTA DEL CERRO DE LA SILLA

LOS POTROS VAN A LA CONQUISTA DEL CERRO DE LA SILLAMauricio Cabrera MEDIOTIEMPOEstadio Tecnológico. Sábado 4 de diciembre de 2004 a las 20:00 hrs. Un río de sangre corrió por el Coloso de Santa Úrsula. Los gladiadores lucharon a muerte por cada esférico en disputa, dejaron la piel sobre el rectángulo verde y uno de ellos hasta se permitió festejar la gloria de una anotación con el rostro herido por la cruenta batalla que acababa de librar. Durante noventa minutos, el juego de la pelota se convirtió en una guerra sin cuartel; ambos contendientes echaron mano de toda su artillería, se olvidaron de estrategias conservadoras y se ensartaron en una disputa en la que tenía que haber un ganador, en este caso, los Rayados del Monterrey, que dieron una magnífica exhibición futbolística, la cual les bastó para dejar a los equinos más cerca que nunca de morir, aunque Sebastián González y Osvaldo Lucas se encargaron de evidenciar que mientras haya vida seguirán luchando por alcanzar la cúspide del balompié azteca. El optimismo se respira por cada uno de los poros regiomontanos. El triunfo obtenido en territorio ajeno ubica a los norteños en una posición inmejorable de cara a la consecución de uno de los dos boletos para la final del Apertura 2004, y solamente una  catástrofe  podría impedir que  ingresen a la contienda que definirá a los  nuevos monarcas del futbol mexicano. Con dos goles de ventaja en el marcador y con el beneficio de haber culminado la fase regular en una mejor posición que la de su rival en turno, el panorama de “La Pandilla” está repleto de ilusión y esperanza. El funcionamiento del cuadro dirigido por Miguel Herrera a lo largo de la fiesta grande raya en la excelencia. A su acostumbrada efectividad como local se le tienen que sumar un par de grandiosas actuaciones en patio ajeno, encontrando, de dicha forma, la regularidad que se requiere para pensar en ser considerado como serio candidatos al título. Se dice con insistencia que cuando comienzan las eliminatorias directas se entra a un torneo diferente, en el que la estadística pierde valor, y es completamente cierto, pues el amo del Tecnológico ha hecho en los momentos importantes lo que no pudo conseguir durante diecisiete jornadas. Monterrey está en su punto más alto, aprovechar las circunstancias, no perder la cabeza e impedir que haya excesos de triunfalismo, conforman una tarea sencilla, que, sin embargo, no deja de ser peligrosa. Ya dependerá de su fortaleza mental. Nada que perder y mucho que ganar, esa es la realidad del Atlante. En el seno de la entidad azulgrana tienen plena conciencia acerca de la situación por la que atraviesan, saben que, con una distancia tan significativa en los cartones, lo lógico es pensar que su suerte está echada, y es precisamente este punto el que deben aprovechar para resurgir de las cenizas y confirmar que sus anhelos no fueron fulminados desde el primer episodio.  Los pupilos de José Guadalupe Cruz están obligados a creer en sus propias posibilidades, pues son los únicos que cuentan con la facultad de revertir una sentencia que parece definitiva. El duelo seguramente resultará explosivo. El ambiente está enardecido tras los incidentes entre Guillermo Franco y Mario Hernández Lash, por lo que no sería raro que a la dinámica y ofensividad propia de estos equipos se les sume una serie de acciones violentas y que a punto estén de entrar en el aspecto antideportivo. El tiempo es el principal aliado de los Rayados, si consiguen irse al descanso sin que los visitantes consigan acortar la distancia, la final será una realidad.[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×