Atlas 1 - 2 Pumas

DUELO SIN PIEDAD EN EL JALISCO

DUELO SIN PIEDAD EN EL JALISCO Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco. Domingo 5 de diciembre de 2004 a las 19:00 hrs. La pasión alcanza su punto máximo, los corazones de universitarios y atlistas se aceleran de forma desmedida conforme se acerca la hora de la verdad, el momento en el que sólo uno obtendrá la grandiosa oportunidad de luchar por el título del Apertura 2004. El primer episodio de la contienda entre ambos equipos se encargó de evidenciar que el único resultado seguro sobre la cancha es el espectáculo, sin poder determinar cuál de los dos será el ganador. Ritmo, goles, dinámica y atrevimiento conforman el exquisito platillo futbolero que estamos por vivir, mismo que resulta atractivo incluso para los que no son seguidores de estos conjuntos. La fiesta la organizarán ambos; la pregunta radica en quién se llevará los abrazos de felicitación. La desventaja en los cartones no debe quitarle el sueño a la entidad dirigida por Sergio Bueno. Gracias a su mejor colocación en la tabla general, le bastaría con obtener el triunfo para acceder a la batalla final por la cúspide del balompié azteca, esa que se le ha venido negando desde hace más de cinco décadas. En el enfrentamiento de ida, los jaliscienses demostraron que cuentan con las armas necesarias para pensar en eliminar a los actuales campeones, entraron a un juego en el que la misión era anotar más goles que el rival, olvidándose del equilibrio planteado por diversos estudiosos de este deporte, y, aparentemente, salieron bien librados, pues la distancia es mínima y la posibilidad de seguir adelante está al alcance de sus manos. De acuerdo a la filosofía futbolística manejada por felinos y Rojinegros, es sumamente probable que el cotejo de vuelta resulte similar al sostenido hace apenas algunos días en Ciudad Universitaria. Si esto sucede, la tarea de identificar al favorito se complicará sobremanera, ya que cuando todo se apuesta al poderío ofensivo se ingresa a un terreno aún más impredecible, que consiste en sumar aciertos y en pensar que los atacantes rivales serán menos eficientes frente a la portería. A simple vista, el afirmar que la clave de esta serie se encuentra en lo que hagan o dejen de hacer en la retaguardia podría parecer contradictorio, pues ambos privilegian el agredir al rival mediante un estilo propositivo y abierto, sin embargo, cuando dos conjuntos tienen la intención de lanzarse hacia el frente, adquiere vital importancia el trabajo de los zagueros, que tienen la facultad de impedir que su muralla sea derribada y de fungir como los iniciadores de una embestida a velocidad. En dicho rubro, los del Pedregal han enseñado mayores argumentos, no obstante, una anotación de los locales podría cambiar por completo el rumbo de la confrontación. El equipo dirigido por Hugo Sánchez sabe que está muy cerca de hacer historia, se olvidó de la irregular campaña realizada y reencontró la identidad y el carácter que lo convirtieron en el campeón del Clausura 2004. Elementos de la talla de Joaquín Botero y Diego Alonso decidieron despertar en el instante exacto, dándole, de dicha forma, una inyección de certeza y confianza a la institución estudiantil, que vive una de las épocas más agradables de su existencia. El partido está para cualquiera. Se espera que se presente una buena cantidad de peligro en los arcos y que el marcador presente movimiento constante. La serenidad y la capacidad que muestren para manejar las distintas circunstancias que se presenten a lo largo de los noventa minutos determinarán, en gran medida, al segundo finalista del futbol mexicano. [mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×