Ante un lleno, los felinos derrotaron 1-0 a Dorados

Este martes, ante 35 mil aficionados que llenaron el Estadio Universitario los Tigres vencieron 1-0 a los Dorados de Sinaloa.

MEDIOTIEMPO | Redacción28 de Diciembre de 2004

Este martes, ante 35 mil aficionados que llenaron el Estadio Universitario los Tigres vencieron 1-0 a los Dorados de Sinaloa.

La escuadra que dirige Leonardo Álvarez tuvo una presentación que en un principio parecía informal, pues se tomaba como un interescuadras, sin embargo, la presencia de la hinchada de los Tigres provocó que el encuentro y su ambiente pareciera oficial.

El gol cayo a los 11 minutos del primer tiempo, cuando Walter Gaitán peinó un balón en el área para Eduardo Rergis, quien disparó, pegó en Joel Sánchez y le desvió la trayectoria al arquero Cirilo Saucedo, que nada pudo hacer para evitar el gol.

El júbilo fue total en las gradas, pues desde el 20 de noviembre que no veían a los Tigres jugar un partido formal en el Estadio Universitario.

Tigres tenía la idea de enfrentar a un equipo de Primera División antes de viajar a la Interliga, por ello el acuerdo del encuentro, que fue gratis y abierto a todo el público, aunque hubo quienes se quedaron afuera debido a que ya el estadio estaba lleno.

Por seguridad no se abrió el área de Zona de Gol Sur, ya que hay una serie de reparaciones en el graderío, sin embargo el resto del estadio fue llenado en su totalidad.

Leo envió a la cancha a Rogelio Rodríguez en el arco; Mario Ruiz, Hugo Sánchez, Claudio Suárez y Omar Briceño en la zaga; Antonio Sancho, Javier saavedra, Eduardo Rergis e Irenio Soares en el medio campo. Mientras que en el ataque estuvieron Walter Gaitán y Jesús Olalde. Néstor Silvera, por la tendinitis que sufre en el muslo posterior izquierdo no pudo jugar.

El equipo mostró buen fútbol, con movilidad ofensiva y solidez atrás, aunque esta vez no fue tan exigido por el rival, sobre todo por echarse hacia atrás luego de la expulsión de Aurelio Molina, a los 26 minutos.

Para la parte complementaria entró Carlos Morales y Sixto Peralta, saliendo Rergis y Olalde, lo que le empezó a dar mayor dinámica al frente. Irenio estrelló un balón en el poste al cobrar tiro de esquina por la derecha.

Más tarde Olalde remató franco a gol, pero Cirilo Saucedo le quitó el gol, lo mismo hizo con disparo de Peralta y de Gaitán.

La algarabía estalló en las gradas cuando vieron entrar a Claudio Núñez a la cancha, demostrando que el chileno sigue en el corazón de los seguidores de los Tigres. Y todavía más cuando el delantero tuvo el gol a los 80’, pero nuevamente el arquero Cirilo evitó la anotación.

Al final la gente despejó el estadio de igual manera en como lo llenó, dejando ver el por qué la afición de los Tigres es la mejor de México.

[mt][foto: Prensa Tigres]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×