Mas indiciados en los escándalos de corrupción arbitral

La fiscalía de Berlín confirmó que investiga actualmente a 25 personas, entre ellas cuatro árbitros, por su presunta implicación en el escándalo de manipulación de partidos en el fútbol alemán....
 La fiscalía de Berlín confirmó que investiga actualmente a 25 personas, entre ellas cuatro árbitros, por su presunta implicación en el escándalo de manipulación de partidos en el fútbol alemán. Además del árbitro Robert Hoyzer, que ya ha confesado haber m

MEDIOTIEMPO | Redacción3 de Febrero de 2005

La fiscalía de Berlín confirmó que investiga actualmente a 25 personas, entre ellas cuatro árbitros, por su presunta implicación en el escándalo de manipulación de partidos en el fútbol alemán. Además del árbitro Robert Hoyzer, que ya ha confesado haber manipulado partidos a cambio de dinero de los apostadores, están siendo investigados sus colegas Jürgen Jansen, Felix Zwayer y Dominik Marks. Además, se examina la posible implicación de catorce jugadores de varios equipos.

El caso de Jansen, inculpado por Hoyzer ante la fiscalía, es especialmente sensible puesto que de comprobarse su participación en el escándalo este se extendería a la Bundesliga. Tras las acusaciones de Hoyzer se ha investigado cuidadosamente un partido dirigido por Jansen en el que el Kaiserslautern derrotó al Friburg por 2-0 y en uno de los dos goles hubo una jugada polémica en la que no se sancionó una clara falta de Carsten Jancker.

El ex entrenador del Bayer Leverkusen y del Hamburg Klaus Toppmoller sugirió, en declaraciones que publica la revista ´Sport Bild´, que ya en 2002 pudo haber manipulación en un partido dirigido por Jansen que pudo haberle costado el título de la temporada al equipo de las aspirinas. Toppmoller se refirió concretamente al empate del Leverkusen ante el Saint Pauli cuando Jürgen Jansen sancionó un penalti discutido en contra de su equipo.

Toppmoller ha sido uno de los "damnificados" del escándalo puesto que la eliminación del Hamburg a manos del Paderborn en la Copa de Alemania, en un partido que Hoyzer aceptó haber manipulado, fue clave en su destitución como entrenador del equipo hanseático.

FISCALÍA TRAS LAS HUELLAS El de ayer tampoco fue un día tranquilo en Alemania. Por orden del fiscal general de Berlín, Rüdiger Schmit, y amparados en sus correspondientes mandamientos judiciales, más de 150 policías se desplegaron por 10 de los 16 estados federales para practicar registros en las viviendas y oficinas de los, hasta ahora, 25 implicados en el caso Hoyzer, entre ellos los cuatro árbitros citados por el ex colegiado corrupto en su declaración ante la Fiscalía: Jürgen Jansen, Félix Zwayer, Dominik Marks y Wieland Ziller, éste último profesor de arbitraje en la Federación Alemana de Fútbol (DFB). Los funcionarios registraron los domicilios (situados respectivamente en las ciudades de Essen, Berlín, dos casas, y Dresde) en busca de pruebas incriminatorias.

La Policía alemana investiga también a 14 futbolistas de la Primera, la Segunda y la Tercera División, de modo que el número de implicados, que ya son 25 contando a los hermanos Sapina, propietarios del Café King, es ya preocupante.

De todos modos, como han advertido los abogados, no se puede hablar de imputados hasta que concluyan las investigaciones, puesto que todo se sujeta, hasta hoy, en la declaración de Robert Hoyzer, que ha sido el único que ha reconocido que amañó partidos para lucrarse con las apuestas, método por el que habría ingresado una cantidad de 50.000 euros.

El número de los implicados crece cada día, con lo que se confirma la sospecha de que el fútbol alemán se enfrenta a una red organizada que manipulaba a uno o más árbitros para beneficiarse con las apuestas. La preocupación en la DFB también aumenta, y su presidente, Gerhard Mayer, agobiado a su vez por la FIFA ante la proximidad de la fase final de la Copa del Mundo de selecciones que debe disputarse en Alemania en el verano de 2006, está dispuesto "a llegar hasta el final, caiga quien caiga, para reparar la imagen del fútbol en nuestro país".

CENSURAS

La DFB también está recibiendo críticas severas por no haber intervenido antes, en concreto cuando fue informada, el pasado 24 de agosto, de las presuntas irregularidades de Hoyzer en el partido de Copa entre el Paderborn y el Hamburg. El diario ´Bild´ pidió ayer en sus páginas la dimisión inmediata de todos los federativos, con su presidente a la cabeza. El público alemán asiste, perplejo, al desarrollo de los acontemientos y existe alarma social.

LOS IMPLICADOS CONGELADOS

Los afectados, que han defendido su inocencia, son Jürgen Jansen, Félix Zwayer y Dominik Marks. Todos han puesto el caso en manos de sus abogados, además de firmar declaraciones juradas en las que niegan las imputaciones por corrupción que Hoyzer, quien sigue en libertad aunque bajo vigilancia policial, vertió en su declaración ante la Fiscalía de Berlín.

El Presidente de la DFB, Gerhard Mayer, insistió ayer en que el fútbol alemán "tiene que llegar hasta el final y depurar responsabilidades". Ya en la última jornada de la Bundesliga, el comité arbitral de la Federación Alemana decidió cambiar a los árbitros, y en concreto a Jansen, para evitar suspicacias. El colectivo de los árbitros alemanes asiste nervioso, sorprendido y preocupado a la cascada de acontecimientos.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×