Juventus jugó dopada entre 1994 y 1998

Esto es, al menos, lo que se desprende de las exposiciones de los motivos de la sentencia por la que, el pasado 26 de Noviembre del año pasado, se condenó al doctor Agricola a un año y diez meses...
 Esto es, al menos, lo que se desprende de las exposiciones de los motivos de la sentencia por la que, el pasado 26 de Noviembre del año pasado, se condenó al doctor Agricola a un año y diez meses de prisión por fraude deportivo y suministro de fármacos de

MEDIOTIEMPO | Redacción25 de febrero de 2005 Giuseppe Casalbore, juez del Tribunal de Turín, declaró ayer que el jefe de los servicios médicos de la Juventus, Riccardo Agricola, utilizó todos los recursos posibles para obtener mejoras en el rendimiento de los jugadores de su equipo, entre ellos el uso de la eritropoietina (EPO). La investigación se refiere al periodo que va del año 1994 a 1998.

Esto es, al menos, lo que se desprende de las exposiciones de los motivos de la sentencia por la que, el pasado 26 de Noviembre del año pasado, se condenó al doctor Agricola a un año y diez meses de prisión por fraude deportivo y suministro de fármacos de forma peligrosa para la salud.

Pero lo más importante que se conoció ayer en la exposición del juez Casalbore fue que algunos jugadores de la Juventus mintieron durante su comparecencia en el juicio para ayudar al jefe de los servicios médicos del club. Por ello, serán investigados todos y cada uno de ellos por falso testimonio.

El caso más evidente, apunta el juez, es el de Moreno Torricelli (ya ex jugador de la Juventus y del Espanyol), cuya versión de los hechos “ha sido probablemente construida. Su comportamiento incorrecto impone una posterior investigación judicial”, señala el magistrado.

Además, se recoge que Alessio Tacchinardi (aún en la plantilla) a su vez hizo “falsas declaraciones” sobre la naturaleza de un problema físico, con “comportamientos que pueden dar lugar a delito”.

El juez Casalbore se muestra también especialmente crítico con las posturas de los ex jugadores Attilio Lombardo y Gianluca Vialli. De este último se indica que sus declaraciones fueron “vagas” y “poco convincentes”.

Algo similar se apunta de las presencias de Amoruso, Roberto Baggio, Ciro Ferrara, Filippo Inzaghi, Paolo Montero y Angelo Peruzzi. Por ello, el juez Casalbore ha invitado a la Fiscalía de Turín a que investigue los testimonios realizados a lo largo del proceso.

Otro apunte importante del juez es que “al obtener la mejora en el rendimiento de los jugadores, este hecho influyó en los resultados de los partidos”. Juventus en ese periodo entre 1994 y 1998, conquistó una Copa de Europa, una Copa Intercontinental y tres Ligas italianas, entre otros trofeos de menor nivel, todos a las órdenes de Marcello Lippi.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×