Hinchas de los Rayados obtienen su libertad

Los más de 86 integrantes de la porra "La Adicción" detenidos anoche en Torreón por participar en una riña luego del juego Santos-Monterrey, abandonaron hoy la cárcel municipal tras pagar una multa.
 Los más de 86 integrantes de la porra "La Adicción" detenidos anoche en Torreón por participar en una riña luego del juego Santos-Monterrey, abandonaron hoy la cárcel municipal tras pagar una multa.

MEDIOTIEMPO | Agencias28 de Febrero de 2005

Los más de 86 integrantes de la porra "La Adicción" detenidos anoche en Torreón por participar en una riña luego del juego Santos-Monterrey, abandonaron hoy la cárcel municipal tras pagar una multa. La Agente del Ministerio Público, María del Carmen García Coronado, dijo que sólo cuatro personas permanecen recluidas en los separos de la corporación policíaca, como presuntos responsables de los daños que sufrieron tres vehículos.

Indicó que se trata de los regiomontanos Jorge Omar Espino Guerrero de 20 años y Rodolfo Echertea Martínez de 17, así como Sergio Omar Reyes Varela y Ernesto Barrientos Nieto, quienes son originarios de esta ciudad.

El Director de Seguridad Pública de Torreón, Javier Gutiérrez, mencionó que estos detenidos fueron reconocidos y señalados como los responsables de quebrar los vidrios de varios automóviles, por lo que deberán reparar los daños para obtener su libertad.

En entrevista, el funcionario policiaco detalló que el resto de los aficionados de los Rayados y los Guerreros, fueron liberados tras pagar una multa por alterar el orden al concluir el encuentro.

Indicó que el domingo tras el juego Santos-Monterrey con un marcador 3-1 favorable a los verdiblancos, unos dos mil integrantes de la porra "La Adicción" de los Rayados, comenzaron a lanzar insultos y objetos contra aficionados santistas quienes respondieron y acorralaron a los visitantes, impidiéndoles salir del estadio, comenzando una batalla tremenda.

Manifestó que la trifulca se extendió dentro y fuera del Estadio Corona de esta ciudad, por espacio de dos horas, en donde los aficionados fueron controlados por los policías preventivos que utilizaron gas lacrimógeno y macanas.

Precisó que los aficionados regiomontanos abordaron los autobuses en que viajaron hasta esta ciudad y fueron escoltados hasta las afueras de Torreón para evitar mayores desmanes.

Esta trifulca reponde a una vieja rivalidad entre ambas aficiones y, en este caso en particular, tomó tintes muy peligrosos debido a la emboscada que tendieron unos 200 aficionados locales a la afición visitante provocando el vergonzoso hecho que terminó afectando a gentes que sólo iban a prescenciar el partido con su familia.

[ntx][foto:Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×