Chivas 1 - 1 Dorados

LA ESPERANZA DORADA MUERE AL ÚLTIMO

LA ESPERANZA DORADA MUERE AL ÚLTIMOMauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco. Sábado 6 de marzo de 2005 a las 19:00 hrs. Visitar el estadio Jalisco en una situación tan comprometedora como la que viven los Dorados resulta en verdad preocupante. Con el destino prácticamente sellado y con el inmenso dolor sobre las espaldas, Dorados hará hasta lo imposible por renacer ante unas Chivas que lucen ampliamente superiores. Recuerden, nada está escrito en el futbol… La escuadra comandada por Benjamín Galindo se niega a renunciar al torneo de Clausura 2005 del futbol mexicano. Pese a su evidente escasez de opciones en lo que a plantilla se refiere, las Chivas Rayadas del Guadalajara han decidido afrontar con la misma seriedad ambas competencias, en una apuesta que entraña muchos riesgos y muy pocas certezas. Tras siete jornadas disputadas en el certamen casero, puede decirse que ha cumplido satisfactoriamente con dicho propósito; sin embargo, el grado de dificultad se incrementa a pasos agigantados con el discurrir del tiempo. Si es que aspira a clasificar a la fiesta grande, el Rebaño deberá cerrar la competencia con excelentes dividendos, pues sus rivales de grupo, especialmente el Cruz Azul, han tomado una ventaja considerable. Los rojiblancos se localizan a ocho unidades de los cementeros y a cuatro de los Diablos Rojos del Toluca, mientras que comparten el tercer escalón con los Tigres de Nuevo León. Frente a su rival del próximo sábado, el chiverío se juega la posibilidad de entrar de lleno a la batalla por un lugar en la fase definitiva del balompié azteca. Los Dorados parecen haber tirado la toalla. Sus pocas esperanzas de salvación se fundamentan mucho más en la simple ilusión estadística que en argumentos netamente futbolísticos. La primera víctima de este fracaso fue la menos culpable: José Luis Real, quien decidió abandonar la dirección técnica tras haber sido severamente cuestionado por aficionados y medios de comunicación. Su inesperada renuncia luce como el reconocimiento de una misión incumplida no tanto por falta de capacidad, sino por la inexperiencia de una directiva que realizó mínimas inversiones; la mayor parte de ellas mal ejecutadas. En su lugar arriba Carlos Bracamontes, un hombre trabajador y con un futuro promisorio, pero difícilmente será el medicamento indicado para una institución que requiere un cambio estructural. Para muchos, el descenso es el comienzo del fin, todo depende del cristal con que se mire. En caso de sucumbir ante el despiadado fantasma de la porcentual, Sinaloa tendrá la enorme facultad de idear y organizar un proyecto de trabajo continuo y sostenido, que no sólo busque el vertiginoso regreso al máximo circuito, sino también construir las bases indispensables para poder llegar y mantenerse. Sea cual sea el futuro del conjunto pesquero hay que aplaudir su entrega y dedicación, pues siempre trataron de vencer sus propias limitaciones. El partido se inclina a favor del Guadalajara. Los Dorados están sumamente debilitados en lo anímico y podrían caer en imprecisiones costosos. Chivas solo tiene que aprovechar las facilidades y dosificar el trabajo con miras a la Libertadores. Creemos en el triunfo del Guadalajara. [mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×