Francesco Totti emocionó a los captores de una periodista en Bagdad

Giuliana Sgrena, periodista italiana liberada tras un secuestro de cerca de un mes en Irak, ha sentido en su piel que el futbol ayuda, que gestos sinceros de un crack, en este caso Francesco...
 Giuliana Sgrena, periodista italiana liberada tras un secuestro de cerca de un mes en Irak, ha sentido en su piel que el futbol ayuda, que gestos sinceros de un crack, en este caso Francesco Totti, traspasan fronteras. Nunca antes Sgrena, magnífica report

MEDIOTIEMPO | Redacción7 de Marzo de 2005

Giuliana Sgrena, periodista italiana liberada tras un secuestro de cerca de un mes en Irak, ha sentido en su piel que el futbol ayuda, que gestos sinceros de un crack, en este caso Francesco Totti, traspasan fronteras. Nunca antes Sgrena, magnífica reportera acostumbrada a informar en durísimas condiciones, había pensado que este ídolo de romanistas, admirado por dominar de forma exquisita un balón, le ayudaría en condiciones tan extremas.

La periodista del diario ´Il Manifesto´ ha explicado en sus primeras horas como mujer libre una anécdota emotiva: "Mis secuestradores me parecieron un grupo religioso, continuamente rezaban el Corán. El viernes, en el momento de mi liberación, uno de los guardianes vino hacia mí emocionado porque en la televisión estaban mostrando mi foto y al lado la de Francesco Totti. Sí, ¡¡¡Totti!!!. Él se declaró aficionado de la Roma y me hizo ver que había quedado impactado con el hecho de que su jugador favorito saltara al campo con una camiseta escrita con el mensaje ´liberad a Giuliana´".

La rehén fue liberada de su cautiverio con la sonrisa del guardián romanista, pero un blindado estadounidense disparó entre 300 y 400 tiros contra su auto cerca del aeropuerto y, como consecuencia de ese brutal tiroteo en Bagdad, la periodista quedó herida y falleció Nicola Calipari, agente del contraespionaje italiano.

MINUTO DE SILENCIO

Este fin de semana se guardó un minuto de silencio en todos los campos de fútbol italianos en recuerdo de la víctima y han sido numerosas las muestras de rechazo por este acto. En las gradas se han leído pancartas en recuerdo al fallecido y a la periodista liberada... con metralla en su pulmón.

¿SE ESCUCHARÁN LOS MENSAJES?

Algunas veces, cuando el fútbol enarbola una bandera diferente a aquellas que cubren las gradas con los colores de un equipo, muchos se preguntan ¿servirá?, ¿tiene sentido?, ¿llegarán ciertos mensajes?. Eso es lo que muchos se preguntaron cuando el mundo del ´calcio´ en Italia pidió de forma unánime ia la liberación de la periodista secuestrada. Todos, jugadores y árbitros, solicitaron que Giuliana volviera a casa, que retornara a su hogar, que acabaratodo.

Christian Vieri, sin ir más lejos, había lanzado una súplica a los raptores a través del diario ´Il Manifesto´ para que liberaran a la periodista. Él, precisamente él, el ‘Bobo’ interista, que de política no había querido hablar nunca.

¿Servirá? ¿Nos escuchará alguien? Sí, es la respuesta. Más después de la anécdota protagonizada por Totti, más ahora que saben que ´il capitano´ de la Roma es capaz de suavizar la dureza de un cautiverio de cerca de un mes.

La lectura final es que si el fundamentalismo religioso es capaz de caer rendido ante la pasión del fútbol, si una camiseta con un mensaje enseñada por un crack como Totti alcanza el corazón del que secuestra y sirve como ayuda, pues bienvenidos sean todos estos gestos sinceros. Es bueno que el fútbol dé un paso para movilizarse cuando, como en tantas ocasiones, los derechos civiles, la justicia y la paz se ponen en peligro.

Y si la religión ha sido el opio del pueblo, que el fútbol cambie ese destino. Esta vez ha sido la camiseta de Totti con un mensaje directo, enseñándolo a la cámara. Antes los mensajes en la camiseta servían para felicitar a la esposa por el nacimiento de un hijo, para animar a un compañero lesionado, para recordar a un amigo... Ahora sirve para que en Bagdad -o cualquier lugar secreto de la zona- una periodista italiana reciba de su guardián una sonrisa de admiración.

Una lección que puede servir de guía. Los futbolistas tienen la posibilidad de ayudar en la sociedad porque son ídolos, en Bagdad o en Roma, en Faluja o en Milán.

ETO´O Y SU MENSAJE

No hace mucho que el camerunés Samuel Eto´o hizo un canto a la lucha contra el racismo con unas declaraciones que retumbaron con fuerza. Las palabras del barcelonista conmovieron por su sinceridad. Se habló en España e Inglaterra, en Italia y Australia, llegó a un mundo que tiene que erradicar conductas como la que denunciaba recientemente el delantero del Barcelona.

Sirve, claro que sirve. Ahora, Francesco Totti sólo espera el momento para abrazar a la periodista italiana, para explicarle cómo pintó esa camiseta y lo mucho que habían hablado en el vestuario de la Roma sobre su cautiverio.

Habían hablado entre los cracks. Por eso Vieri, el delantero interista, el que nunca antes se había implicado por nada, quiso escribir a ´Il Manifesto´. Giuliana Sgrena sólo espera que Totti nunca más tenga que pintar su camiseta pidiendo la liberación de un secuestrado

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×