Veracruz 1 - 1 América

Veracruz 1 - 1 América Veracruz 1 - 1 América

AVES CAPITALINAS AGITAN EL MAR JAROCHOMauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Luis “Pirata” Fuente. Miércoles 20 de abril de 2005 a las 19:00 hrs. La visita de las Águilas rompe con la engañosa tranquilidad de las aguas veracruzanas. El vuelo de los emplumados en dominios que no les corresponden inquieta a los habitantes jarochos, que esperan la aparición de los escualos para acabar con el osado invasor. En el puerto, confían en la capacidad de su equipo, pero se sinceran al reconocer que a lo largo del semestre que discurre han sido demasiados los forasteros que salen con vida. Además, aún meditan la forma en la que recibirán al “Tiburón Blanco”, quien cambió las aletas por alas tras llenar de alegría el corazón de la parcialidad porteña. El arribo de un maremoto es inminente.  ¿Quién ganará? Lo sabremos cuando el mar retome su habitual nivel…Veracruz está sufriendo más de lo esperado para recuperar la compostura. El arribo de Víctor Manuel Vucetich a la dirección técnica hizo pensar que el panorama se tornaría claro en cuestión de semanas. Los dos empates consecutivos, ante Toluca y Tecos, y el triunfo sobre los Tigres reforzaron dicha idea. Sin embargo, llegó el difícil compromiso ante el Cruz Azul. Como era de esperarse, el conjunto rojo sucumbió rotundamente en su visita al estadio Azul. Tres a cero el doloroso resultados final. Atlas fue el siguiente obstáculo. Sencillo en la teoría, pero imbatible en la práctica. La repartición de unidades dejó en su andar cualquier cantidad de insatisfacciones. Tocó el turno de viajar a Sinaloa. Los Dorados, con motivación extrema en su cuerpo, obtuvieron el botín completo. Al menos por ahora, la característica efectividad del actual técnico jarocho no ha bastado para enmendar el camino. El deseo de repetir lo realizado en el certamen anterior siempre se vio opacado por la objetividad. Los gratos recuerdos del pasado reciente se transformaron de golpe en temor y desilusión. Desde el principio quedó muy en claro que sin Cuauhtémoc y Kléber, hoy americanistas, los alcances ofensivos serían menores. Se pretendió que el argentino Leandro Romagnoli asumiera la estafeta de líder. Por una u otra razón, el intentó no produjo los dividendos esperados, mismos que, dicho sea de paso, fueron demasiado ambiciosos, alejados de la realidad. América se mantiene como un equipo cumplidor, que no por ello deja a sus aficionados con un agradable sabor de boca.  Veintidós puntos le bastan para estar en el cuarto lugar general de la clasificación y en plena disputa por uno de los boletos a la fiesta grande. Muy poco puede reprochársele en la estadística. Un tropiezo en trece cotejos disputados habla de un equilibrio tangible en la escuadra capitalina. Las dudas surgen cuando la frialdad de los números se contrapone con las acciones dentro del rectángulo verde. Las Águilas no dan espectáculo; dados los frescos antecedentes, sería mucho pedir. Pero tampoco se aprecia el intento de conseguirlo. Sumar de igualada en igualada es una costumbre que no debe arraigarse en una institución que aspira a restaurar su imagen. Carrillo y Lapuente deben entenderlo. De lo contrario, la exigencia del título aumentará significativamente. Sólo así se podría justificar un estilo de juego conservador y mecánico. La batalla luce pareja. El cuadro de Coapa podría ser víctima de la proverbial disciplina táctica que manejan los equipos dirigidos por Víctor Manuel Vucetich. Se tratará de un combate cerrado, en el que las jugadas a balón parado adquirirán un valor elevado. [mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×