Monterrey 0 - 0 Cruz Azul

PANDILLEROS INVADEN EL FERROCARRIL CELESTE

PANDILLEROS INVADEN EL FERROCARRIL CELESTEMauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Tecnológico. Miércoles 11 de mayo de 2005 a las 21:00 hrs. El viaje a la Sultana del Norte entraña un alto grado de dificultad. La Máquina de Rubén Omar Romano visita territorio norteño en medio de una atmósfera de incertidumbre y escepticismo. La deficiente actuación del cuadro de la Noria en el último tramo de la fase regular despertó el espíritu crítico de quienes consideraron que el Cruz Azul iba a ser incapaz de mantener el magnífico ritmo con el que disputó la mayor parte del Clausura 2005. Cuando los tropiezos se presentan, las dudas aparecen como efecto inmediato. El equipo cementero enfrenta no únicamente los señalamientos de sus adversarios, sino también sus propios temores. En la baraja capitalina no hay más opción que eliminar a los Rayados del Monterrey; de lo contrario, su encomiable desempeño a lo largo de la campaña se esfumará  irremediablemente. Los Rayados irrumpen de nueva cuenta en la fiesta grande. Sin provocar el mismo ruido que su rival en turno -pero demostrando partido a partido que tienen la capacidad para sortear cualquier clase de obstáculos, los pupilos de Miguel Herrera amarraron su participación en la batalla final por el título- donde se han impuesto la misión de superar el subcampeonato alcanzado en el Apertura 2004. Si un mérito debe ser adjudicado a la causa regiomontana es, sin duda alguna, el hecho de sobreponerse a un sinnúmero de lesiones y contratiempos. A través de actuaciones destacadas, los norteños se olvidaron de la supuesta dependencia hacia lo que hiciera Guillermo Franco sobre el rectángulo verde. Esta escuadra tiene los alcances y la experiencia requerida para soñar con la cúspide que se le negó hace algunos meses. Considerar su ubicación en la tabla para eliminarlo como un aspirante serio al campeonato puede significar una grave equivocación. Empieza una etapa en la Noria. La tripulación del ferrocarril cruzazulino debe entender que lo realizado en la etapa preliminar sirve de muy poco cuando de participar en la liguilla se trata. Ni su destacado comienzo de torneo, ni mucho menos su poco agradable cierre de temporada están en condiciones de ser considerados como un parámetro confiable en torno a las expectativas reales de la entidad cementera en las instancias finales del balompié azteca. Aprovechar los aciertos recientes, asimilar los errores y encarar con actitud renovada la eliminatoria ante los del Cerro de la Silla se presenta como la mejor opción para la Máquina.  El partido tiene las condiciones para resultar definitivo. Si Monterrey no consigue una ventaja en el enfrentamiento de ida, Cruz Azul estará muy cerca de las semifinales. El amplio conocimiento y la empatía futbolística entre ambos técnicos provocarán que la contienda desde la línea de cal adquiera un alto nivel de relevancia. La experiencia de Romano contra la voraz ambición del “Piojo”. Hagan sus apuestas.  [mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×