Cruz Azul 1 - 3 América

DOMINGO APASIONANTE EN EL AZUL

DOMINGO APASIONANTE EN EL AZULMauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Azul. Domingo 23 de mayo de 2005 a las 17:00 hrs. Cruz Azul está herido de muerte. La ventaja obtenida por las Águilas en la contienda de ida exige a los cementeros no únicamente la contundencia frente al arco rival, sino también una solidez defensiva a prueba de fuego. En la Noria saben que la clasificación a la gran final del Clausura 2005 pudo haber quedado perdida en el Coloso de Santa Úrsula; sin embargo, harán hasta lo imposible por vencer a un rival que difícilmente dejará de hacer daño sobre la puerta de Oscar Pérez. Que la Máquina anote no resulta descabellado; tampoco que los de Coapa sorprendan en los mortales contragolpes. La encomienda del cuadro celeste es clara: matar o morir. Rubén Omar Romano y su cuerpo técnico deberán resolver las increíbles imprecisiones que se presentaron en la retaguardia durante el compromiso en el Azteca. Una escuadra que admite dos anotaciones a pelota parada no merece ingresar a la batalla por el título del futbol mexicano. De muy poco servirá el esfuerzo de la artillería si en el sector bajo se hace hasta lo imposible porque el tridente americanista fusile al “Conejo”. El tiempo para afinar detalles es mínimo. El equipo aún no se recupera de la fuerte sacudida y ya tiene que pensar en cómo vencer por dos goles de diferencia. La tarea es complicada en extremo, pero la recompensa es tan grande como el esfuerzo que tendrán que desplegar sobre la cancha del estadio Azul. César Delgado seguramente soñó una y otra vez con la increíble falla que tuvo frente a Guillermo Ochoa. El tanto no conseguido era el de una igualada que hubiera sabido a gloria, el de un empate con medio boleto incluido al último episodio previo a la consecución de la corona. Los grandes también fallan, quizás es el único consuelo del “Chelito”, que así como ha llenado de alegría a los aficionados cruzazulinos, los hirió con un error que tendrá o no relevancia de acuerdo a lo que suceda en el capítulo de vuelta. Se afirma casi como si fuera una regla que un gol fallado se convierte en un gol en contra. Claudio López y la endeble defensa celeste se encargaron de otorgarle credibilidad a tan sentencioso adagio. El cuadro azulcrema está tan cerca de la final como su humildad se lo permita. El marcador y el entorno están dados para que el conjunto de Coapa sea el que goce la oportunidad de apropiarse de un cetro que a lo largo de los últimos dos torneos fue ostentado por los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuauhtémoc siente que al fin tendrá el campeonato local en sus manos, pero la batalla ante el impredecible ferrocarril celeste aún no está del todo liquidada. Los excesos de confianza, aunque luzcan como un elemento al que se le otorga más importancia de la debida, pueden terminar liquidando al equipo de Mario Carrillo. No por casualidad el técnico americanista afirmó hace algún tiempo que “El América es el principal rival del América”. La batalla será apasionante y sin tregua alguna. Observaremos un duelo de ir y venir constante. Ochoa y Pérez serán exigidos y amenazados. Una atajada espectacular, la milagrosa aparición del poste o una falla como la de César Delgado en el cotejo de ida pueden ser motivos suficientes para decretar cuál de las dos instituciones se queda tristemente en el camino. [mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×