Historia: México en Confederaciones de 1999

México en la Confederaciones de 1999
 México en la Confederaciones de 1999

MEDIOTIEMPO | RedacciónJunio de 2005

México en la Confederaciones de 1999

También la gloria puede ser nuestra

La fiesta difícilmente hubiera salido mejor. Desde que se le otorgó la sede de la Copa Confederaciones 1999 a México, los aficionados aztecas sintieron muy cerca la posibilidad de ver al tricolor levantándose con su primer título oficial en toda su historia. El tiempo y el futbol se encargaron de otorgarle la mayor validez posible al pensamiento del pueblo mexicano. El tricolor, de la mano del genial Cuauhtémoc Blanco, inició su glorioso andar en la competencia con una holgada victoria de cinco goles a uno ante Arabia Saudita. La emoción en las tribunas no se hizo esperar, aunque se entendía que el cuadro árabe lejos estaba de ser el contrincante más peligroso de la justa. De cualquier forma, el primer paso del conjunto azteca fue dado satisfactoriamente.

El miedo a fracasar nuevamente se reavivó en la segunda presentación de la escuadra dirigida por Manuel Lapuente. Un empate en el estadio Azteca frente a la desconocida selección egipcia no entraba en los planes del cuerpo técnico nacional, que entendía la obligación de brillar con luz propia en el torneo. El característico escepticismo y las críticas no se hicieron esperar. Si México dejaba pasar la oportunidad que se le presentaba con la organización de la Confederaciones, difícilmente podría acceder a la corona en ediciones futuras. Los cuestionamientos estaban justificados.

En el cierre de la primera ronda, el cuadro verde volvió a desilusionar sobre el terreno de juego, pero al menos se impuso a su similar de Bolivia por la mínima diferencia. El tanto de la victoria fue obra de Francisco Palencia a los cincuenta y dos minutos de acción. La forma no satisfizo a nadie; sin embargo, quedaba clara que el fondo, el aseguramiento del boleto a las semifinales, era el requisito obligado. Los nuestros, con siete puntos, amarraron el primer lugar del sector y siguieron en la batalla por la supremacía.

Enfrentar a Estados Unidos siempre entraña un sentimiento especial para los mexicanos. Si a la ya de por sí apasionante rivalidad futbolística entre ambas naciones se le añade el valor de medirse en una competencia oficial, el resultado es una mezcla de sentimientos que hacen impensable el ser derrotado por los vecinos del norte. México no podía darse el lujo de perder. No frente a ellos. Mucho menos sobre el glorioso césped del Coloso de Santa Úrsula.

El tricolor se hizo cargo de la misión encomendada y venció a los de las barras y las estrellas. Contrario a lo que pudiera pensarse, el boleto a la final no siempre estuvo en manos aztecas. La batalla fue tensa de principio a fin, haciendo obligado el alargue. Ya en los tiempos suplementarios, apareció Cuauhtémoc Blanco para marcar un auténtico gol de oro. Se sufrió más de lo debido, pero quién podía quejarse con el inenarrable júbilo de haber asegurado el boleto a la gran final de la Copa Confederaciones.

Las tribunas del estadio Azteca reflejaban lo que estaba por vivirse en el rectángulo verde. Más de cien mil personas acudieron a la cita con el destino. El ferviente deseo de festejar un título junto a los héroes tricolores hizo olvidar cualquier tipo de problemas económicos. Hay sucesos en los que estar presente es obligado. La final de la Confederaciones fue uno de ellos.

El partido respondió a las expectativas. Un gol tempranero de Miguel Zepeda  hizo explotar el corazón de los aficionados aztecas. Cuando cayó el tanto de José Manuel Abundis, la afición no estaba emocionada, sino completamente fuera de sí. Tras la primera media hora de juego, se afirmaba con total convencimiento que México era el nuevo campeón de la Confederaciones. Trece minutos más tarde, el rumbo de la contienda no era predecible en absoluto. Serginho, desde los once pasos, marcó el descuento para los amazónicos. La ventaja era mínima y aún restaban cuarenta y cinco interminables minutos.

De la incertidumbre se pasó a la desesperación. Los suplentes no terminaban de tomar asiento en el banquillo cuando Roni hacía acto de presencia e igualaba los cartones. Recordar viejas experiencias resultó obligado para todos aquellos que formamos parte, de una u otra forma, del apasionante mundo del balompié azteca. El ejercicio no produjo ni el menor indicio de tranquilidad; por el contrario, encendió los focos de alarma. Pero no... el título era nuestro y nadie nos lo podía quitar. Zepeda y Cuauhtémoc mataron al enemigo. Ze Roberto metió presión y marcó el tercero para la causa amazónica. Sólo sirvió para incrementar el éxtasis que vivió el pueblo mexicano. Ese día, el cuatro de agosto de 1999, el segundo lugar fue reservado para Brasil. El primero, el que se lleva todos los honores, le correspondió a México.

RESULTADOS

25-Jul-99 Estadio AztecaMéxico 5-0 Arabia Saudita27-Jul-99 Estadio AztecaMéxico 2-2 Egipto29-Jul-99 Estadio AztecaMéxico 1 0 Bolivia01-Ago-99 Estadio AztecaMéxico 0 (1) T.E. 0 (0) E.U.A.

04-Ago-99 Estadio AztecaMèxico 4 3 Brasil

ESTADÍSTICAS

MEXICO 1999 Jugador No. JJ JC JT JEC MIN Goles A E Jorge Campos 1 5 5 5 0 450 6 0 0 Claudio Suárez 2 5 5 5 0 450 0 1 0 Rafael Márquez 4 5 5 5 0 450 0 1 0 Cuauhtémoc Blanco 10 5 5 5 0 450 6-5 2 0 Pável pardo 13 5 5 5 0 450 1 0 0 Salvador Carmona 18 5 5 5 0 450 0 0 0 Germán Villa 6 5 4 5 0 425 0 1 0 Francisco Palencia 17 5 3 4 1 385 1 0 0 José Manuel Abundis 9 5 3 4 1 373 3 2 0 Ramón Ramírez 7 4 3 4 0 288 0 0 0 Miguel Zepeda 19 4 1 4 0 250 2 1 0 Rafael García 20 2 1 1 1 115 0 0 0 Alberto García Aspe 8 2 0 1 1 100 0 1 0 Jesús Arellano 16 4 0 0 4 95 0 0 0 Isaac Terrazas 14 3 0 1 2 75 0 0 0 Gerardo Torrado 5 1 0 1 0 58 0 0 0 Luis Hernández 15 1 0 1 0 22 0 0 0 Joel Sánchez 3 0 0 0 0 0 0 0 0 Daniel Osorno 11 0 0 0 0 0 0 0 0 Oscar Pérez 12 0 0 0 0 0 0 0 0

Baja esta noticia en formato [PDF 3.5MB]

TODA LA COBERTURA PREVIA A LA COPA CONFEDERACIONES 2005 REGRESA AL ÍNDICE

[mt / Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×