Raro ambiente previo al Australia-Argentina

Despues de haber vivido un par de partidos de esta Copa Confederaciones 2005, en los que Frankfurt y Leipzig se mostraron cordiales y accesibles con la prensa en general, resultó bastante extraño,...

Agustín Cuevas | MEDIOTIEMPO (Enviado)18 de Junio de 2005, en el Frankenstadion de Nuremberg, Alemania

Despues de haber vivido un par de partidos de esta Copa Confederaciones 2005, en los que Frankfurt y Leipzig se mostraron cordiales y accesibles con la prensa en general, resultó bastante extraño, un poco intimidante, percibir un ambiente singular en las inmediaciones del Frankenstadion de Nuremberg.

Con instalaciones impecables -las mejores de las que he podido conocer-, el precioso estadio de Nuremberg, que es rodeado por amplias áreas verdes y que al frente tiene un lago de cuento, ha recibido a todos sus visitantes con una cara un tanto dura, bastante seria, y con un nerviosismo que se respira en el aire.La afluencia de aficionados para este encuentro, el estelar de la segunda jornada del Grupo A, ha sido bastante menor a la de partidos anteriores, por lo que es aún mas extraño ver como la gente encargada de la seguridad del evento se muestra preocupada y a la vez inflexible.

La prensa debe pasar un par de revisiones. La primera, hecha por el personal del estadio y la segunda realizada por tres policias bilingües con cara de pocos amigos. Las gradas de prensa, que en otras sedes eran enteramente accesibles en cualquier momento previo al encuentro, ahora son custodiadas celosamente por el personal de seguridad.

La extrañeza del caso se disipa un poco al observar cómo la autoridad se lleva esposado a un aficionado pampero quien, desesperado, pedía una segunda oportunidad a sus escoltas de 2 metros de altura. El pueblo argentino tiene mala fama en el futbol, eso es seguro, y la siempre eficiente policía alemana no quiere arriesgarse con en lo mas minimo. Policía alemana 1-Afición argentina 0.

En torno al partido, la gente ha comenzado a llegar al inmueble que, en tren, se encuentra a 5 minutos de la ciudad. Los seguidores de los "Canguros" son mayoría; sin embargo, los colores de la bandera de Argentina ya se asoman por los alrededores. Con la intencion de apoyar a Australia ante el "odiado rival", un grupo de brasilenos se dieron cita en el Frankenstadion y, como ya es costumbre, en pocos minutos lograron inundar el lugar con su batucada interminable y su carnaval multicolor.

[mt / Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×