El color del México-Guatemala

Hoy, en las gigantescas instalaciones del Memorial Colliseum de Los Angeles, hubo verbena popular. Este descomunal y comúnmente desolado complejo que fue construido para las Olimpiadas de 1932...
Hoy, en las gigantescas instalaciones del Memorial Colliseum de Los Angeles, hubo verbena popular. Este descomunal y comúnmente desolado complejo que fue construido para las Olimpiadas de 1932 tiene una cantidad de terreno increíble, consta del Coliseo, l
 Hoy, en las gigantescas instalaciones del Memorial Colliseum de Los Angeles, hubo verbena popular. Este descomunal y comúnmente desolado complejo que fue construido para las Olimpiadas de 1932 tiene una cantidad de terreno increíble, consta del Coliseo, l

Walter González | MEDIOTIEMPO/MEXSPORT (Enviado)10 de Julio de 2005 Memorail Colliseum de Los Angeles, California ante 30,000 aficionados

Hoy, en las gigantescas instalaciones del Memorial Colliseum de Los Angeles, hubo verbena popular. Este descomunal y comúnmente desolado complejo que fue construido para las Olimpiadas de 1932 tiene una cantidad de terreno increíble, consta del Coliseo, la alberca olímpica y una arena de deportes, además del museo africo-americano de Los Angeles y un museo de aeronáutica.

Así pues, hoy, estas instalaciones tuvieron alegría con las aficiones de México y Guatemala, con los trabajadores de L.A., los que mueven a los Estados Unidos desde abajo, los que están ocultos por el cofre de un corvette.

Como es costumbre en los EU, por las facilidades de acceso y la tranquilidad con la que se convive en los estadios, la gente comenzó a llegar poco a poco, entre las 10 y las 12 de la mañana. Incluso, a las 11:00, las tribunas estaban desoladas, pero ya había pequeñas filas en las taquillas y en los ingresos.

Fue hasta las 12:10 del día, en el momento del arranque del juego, cuando se pudo apreciar la entrada real que apenas arañó la mitad del estadio. Unas 30 mil personas dieron vida e hicieron despertar de su sueño senil al viejísimo coliseo de L.A.

El orgullo a flor de piel, las playeras con excesivas referencias a la nacionalidad, hombres que maquillaban las mejillas, trompetas de esas de plástico, sombreros norteños y esos gigantes con el clásico “Viva México cab…”, en fin, hoy el Coliseo sonrió, aplaudió a un Jared Borgetti que hizo dos, pero pudo hacer al menos otros tres, vivió el primer gol de Gerardo Galindo, el “Jerry, con la Selección Mexicana, ovacionó a Omar Bravo y olvidó a Aarón Padilla; los mexicanos, la mayoría, celebraron, y los guatemaltecos, sin dejar de aplaudir al “Pando” Ramírez y al “Pescadito” Ruiz, dos cracks de época, tuvieron que conformarse con gritar “Guate, Guate” de vez en cuando y con encrisparse al ver al “Pando” perder la cabeza e intentar darle un “cariñito” al árbitro.

Hoy, el motor de la economía mas grande y poderosa del mundo hizo fiesta en el mítico y ya canoso Coliseo. En el sonido local sonó Juan Luis Guerra, en la tribuna los únicos güeros eran algunos guardias; en el campo la pelota, acostumbrada a volar demasiado por estos rumbos, quedó encantada de correr a ras de pasto.

Hoy México ganó 4-0 a Guatemala, pero en la grada nadie dejó de sonreír, ni de levantar orgulloso su bandera, pese a una guerra de vasazos que mas por guasa que por necesidad, requirió a unos 10 policías que no se fueron sin un par de detenidos.

[mt / Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×